Las alucinaciones y los delirios son frecuentes en personas que padecen distintos tipos de demencia y son fuente de estrés tanto para los adultos mayores como para las personas que los cuidan.

El mundo se ve diferente con el alzheimer y otras demencias

Publicidad
Previous
Next

Las personas con enfermedad de Alzheimer y otras demencias menudo se encuentran con un estado alterado de manera significativa de la realidad. Es muy importante que los cuidadores sepan la diferencia de estos términos con el objetivo de entender como la enfermedad de su ser querido está afectando su percepción del mundo que les rodea.


¿Qué son alucinaciones?

Definición de alucinaciones

Las alucinaciones son percepciones de tipo auditivo, visual, olfativo, táctil o gustativas que se producen sin que haya realmente un estímulo que las provoque, es decir, el enfermo escucha y ve cosas que en realidad no están sucediendo.

En estos casos, la persona puede ser consciente de su falsedad y admitir que lo que vio o escuchó es un “error” o actuar de forma congruente con lo que ha percibido dándolo por cierto.

Una alucinación es una experiencia multisensorial que tiene lugar mientras la persona está consciente y despierta. En estos episodios ven, sienten, huelen y escuchan, pero en realidad son fabricaciones mentales. 

Pueden ser causados ​​por una variedad de dolencias, incluyendo: Alzheimer y otras demencias, medicamentos, esquizofrenia,  deshidratación,  abuso de drogas y alcohol y ciertas infecciones.

Una persona con demencia es más propensa a experimentar alucinaciones visuales, como por ejemplo, ver hormigas por todas las paredes de la habitación, pero también puede escuchar voces y música que no existen. 

Para las personas con enfermedad de Alzheimer, las alucinaciones pueden ser aterradoras o reconfortantes.  Por ejemplo, el escuchar y ver niños jugando alrededor de la casa puede evocarle recuerdos felices de su ser querido, pero la percepción de la alfombra de baño de color oscuro en la parte delantera de la ducha como un pozo sin fondo puede resultarle aterradora. 

Las alucinaciones reconfortantes no necesariamente tienen que ser tratadas; ya que si permiten que un ser querido sea feliz en su mundo, en ese momento, puede ser lo mejor para él.

Cuando los episodios alucinógenos se vuelven tan extremos que interfieren con el bienestar y la seguridad de una persona, es necesario hablar con un médico.


El Alzheimer conlleva a momentos de delirio, alucinaciones y engaños.

¿Qué son delirios?

Definición de delirios de pacientes con alzheimer

Delirios son trastornos del pensamiento que se caracterizan por presentar ideas falsas, ilógicas y que no admiten razonamiento. Suelen estar basadas en percepciones correctas pero que se interpretan de forma delirante. A veces las personas que los padecen los interpretan como intuiciones.
Las personas que los padecen suelen ser malpensadas, sospechan de todo el mundo y cualquier motivo lo interpretan de forma que confirme sus sospechas. Sus emociones se instalan desde la rabia y sus pensamientos son hostiles. Rechazan la ayuda y las explicaciones.

Algunas enfermedades, el estrés, los cambios en su entorno, el duelo y el deterioro cognitivo potencian los delirios.

Las formas habituales de manifestarse en una persona con demencia suelen ser:

Publicidad

Pensar que lo abandonaron
Sentir que lo maltratan
Pensar que le han robado
Pensar que la casa donde esta no es la suya
Pensar que su pareja le fue infiel
Pensar que las personas de su entorno lo engañan 
Pensar que alguien que ya falleció está vivo 


Actividades estimulantes para los adultos mayores que sufren delirio

  • Para favorecer su motricidad: colocar notas en la pared o en la heladera con tareas sencillas, pedirle que busque algo, bailar, jugar con una pelota.
  • Mantener contacto físico con el mayor: tocarle la espalda, el brazo o la rodilla son gestos que lo pueden tranquilizar. Sin embargo, hay que evitar el contacto en zonas más sensibles como la cara o la mano.
  • Que el mayor tenga contacto con mascotas. Un perro puede ser de gran ayuda para un familiar con delirio ya que favorece la reducción de la ansiedad y potencia el contacto físico. Es muy importante consultarlo previamente.
  • Fomentar las llamadas telefónicas, especialmente si no quiere salir mucho a la calle y no está en contacto con más personas. Estas conversaciones pueden crear un paréntesis de tranquilidad en su mente.
  • Ayudar al adulto a que cambie de posición del cuerpo para estimular su sistema vestibular (es el que procesa la información sensorial), ya que si este se atrofia el cerebro pierde capacidad para procesar los estímulos que le llegan del exterior. Debe girar el cuerpo, levantarse y acostarse, andar, y hasta bailar, a lo largo del día.
  • En la medida de la posible comer siempre con el mayor para crear un ambiente de seguridad y que sienta que pertenece a una familia. El simple hecho de colocar los cubiertos o partir el pan le puede generar un sentimiento de bienestar.

 Cómo actuar siendo cuidador familiar

No es difícil imaginar el tipo de emociones que pueden generarse en estas situaciones. Las más probables serán nerviosismo, inseguridad y miedo.

En estos casos, es fundamental mantener la calma y transmitírsela para reducir en lo posible su miedo. Si es necesario, facilitar que lo reconozca diciéndole quiénes son, nombre, parentesco o rol profesional. Ante los delirios o las alucinaciones en una persona con demencia aconsejamos poner en práctica lo siguiente: 

  • Hablarle con suavidad y mostrarse empático con su estado
  • Mantener contacto físico (si no lo rechaza), acariciarlo y llamarlo por su nombre
  • No contradecirle las ideas delirantes ni las alucinaciones con argumentos lógicos ni con descalificaciones pero tampoco seguirle la corriente ni engañarlo para ganarnos su confianza. Si la persona aún no ha perdido toda su capacidad de razonar, puede descubrir que le estan mintiendo, lo cual agravaría la situación
  • Tratar de orientarlos a la realidad ajustándolo lo más posible a la verdad de forma clara y sencilla.
  • Asegurarle que lo que piensa o cree no está ocurriendo mediante acciones que lo hagan sentirse seguro, por ejemplo, revisando la habitación para que vea que no hay nadie, asegurarle que volverá a hacerlo cada día para que esté tranquilo, que se va a hacer cargo de comprobar que todo esté bien…etc.
  • Responderle tomando el hilo de la parte lógica de su delirio y distraerle con otro comentario. Por ejemplo, imaginemos que cree que le robaron el reloj que le compró su hija, podría intentar que el foco de su atención cambiase mediante una distracción como : ”Ah…Tu hija, es una persona muy simpática, me recuerdo que una vez que nos vimos me conto que…etc.”
  • No es necesario mostrar acuerdo ni tampoco contradcirlo, por ejemplo, si nos dice “todas esas personas me maltratan cuando vos no estás”…por ejemplo podría responderle: “Veo que no te sentis a gusto con tus cuidadores, entiendo que  estas enojado…tal vez si les decimos que…etc.”
  • Si dice que escucha voces, una respuesta adecuada sería: ” Yo no escucho ni veo lo que me decis pero imagino que eso te estará asustando…”
  • No automedicar al adulto mayor, evitando administrarle somníferos o ansiolíticos que no hayan sido recetados por el médico. En ocasiones los profesionales de la salud pueden reducir la medicación para llevar a cabo la desintoxicación del paciente.
  • Siempre ayudar al adulto a saber que dia y que hora es. Para esto puede poner un calendario y un reloj en los sitios donde más tiempo pasa el mayor.
  • Si un adulto está sufriendo alucinaciones y delirios, no es buen momento para que cambie de hogar. Esto le puede ocasionar estrés y angustia.
  • Es esencial que el adulto mayor mantenga el cerebro activo. Para esto es muy importante hablar con él, jugar a algún juego, ver películas, leer. En ningún momento hay que exigirle un excesivo esfuerzo mental porque puede ser contraproducente.
  • Debe permanecer en un ambiente tranquilo evitando situaciones que puedan generarle nerviosismo.  
  • Por su seguridad es importante mantener las puertas y ventanas cerradas para evitar que el adulto salga de casa y se desoriente.


Recomendamos:


Articulos que podrian interesarle:

Cuando el cuidado fuera de casa es la mejor opción

Cuando el cuidado fuera de casa es la mejor opción

Optar por el cuidado más adecuado implica tomar decisiones difíciles como por ejemplo el cambio a una residencia o a un centro de día Centro de día Un Centro de día o de estadía breve es un espacio para adultos mayores autoválidos en los que se ofrece una variedad de actividades que favorecen la autonomía […]

Cuidado de un adulto mayor dependiente: consejos útiles

Cuidado de un adulto mayor dependiente: consejos útiles

Cuidar a una persona dependiente no es fácil. Es muy importante que el cuidador le comunique cada cosa que le va realizar y, en la medida de lo posible, lo impulse a realizar aquellas tareas que sí puede hacer. Cuando una persona se va haciendo dependiente, va perdiendo el autoestima. Por eso, es esencial intentar que el adulto mayor se sienta lo mejor posible.

Cuidado dentro de casa

Cuidado dentro de casa

Cuidadores y profesionales de la salud (kinesiologos, psicologos, terapistas,etc) pueden brindar un acompanamiento en el hogar. Todo dependerá de la condición del mayor y sus necesidades. Donde una puerta se cierra, otra se abre” Miguel de Cervantes Cuidadores profesionales Un cuidador profesional es un in- dividuo que posee conocimientos generales sobre cómo cuidar a una […]

Contenido

Recursos para el Cuidador Familiar

Desde siempre compartiendo información para cuidar mejor

más recursos

artículos y herramientas para cuidar mejor

Comuníquese con nosotros

En qué área le podemos ayudar?

Vacunación COVID 19
Recursos

Vacuna del COVID 19

En este artículo proporcionamos información básica sobre la vacuna contra el COVID-19: qué grupos de la sociedad tienen prioridad, preguntas frecuentes y los links para sacar turno en cada provincia.

Saber más »

Recursos para el Cuidador Familiar

Desde siempre compartiendo información para cuidar mejor

Debo y puedo mudar persona mayor a casa
Recursos

¿Debo y puedo mudar a mi familiar mayor a mi casa?

En algún momento, muchos hijos adultos enfrentarán la realidad de cuidar a padres mayores. Una opción es trasladar a sus padres a su propio hogar. Pero, ¿cómo saber si esto es adecuado para usted y su familia? Tómese un tiempo para reflexionar sobre varias cuestiones que presentamos a continuación.

Saber más »

más recursos

para cuidar mejor

Publicidad
Previous
Next
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email