El medico gerontologo o geriatra en Argentina
El especialista en medicina geriátrica se llama médico gerontológico o geriatra. Conozca sus funciones y áreas de actuación.
Publicidad
El especialista en medicina geriátrica se llama médico gerontológico o geriatra. Conozca sus funciones y áreas de actuación.

Recursos para cuidar mejor

El gerontólogo o médico geriatra especializado en gerontología

Contenido

Sobre la Geriatria

El medico gerontologo especializado en gerontología

Un médico geriatra es un médico que ha realizado su especialización en Geriatría, y ejerce su práctica profesional en ámbitos hospitalario-clínico, privado, comunitario o en instituciones para adulto mayores brindando así un valioso aporte para mantener la calidad de vida de las personas mayores. En algunos países es una especialidad también dentro de la Enfermería.

La Geriatría (del griego geron: viejo e iatrikos: medicina) es la especialidad de la Medicina que se ocupa del cuidado de los adultos mayores en lo que respecta a la prevención, tratamiento, rehabilitación y cuidados paliativos de las diferentes patologías (agudas y crónicas) que pueden afectarles.

El objetivo principal es que las personas mayores puedan mantener su autonomía, independencia y autosuficiencia, pese a los diferentes problemas de salud propios de su edad. Para ello realiza un abordaje que no solo tiene en cuenta los aspectos médico-biológicos, sino también psicológicos, familiares y sociales.

Se considera al médico austríaco-estadounidense Ignatz Nascher (1863-1944), como el “Padre de la Geriatría”, ya que en 1909 publicó un primer artículo sobre el tema en el New York Medical Journal, y más tarde el libro Geriatría: las enfermedades del envejecimiento y su tratamiento (1914). La disciplina tuvo una gran expansión en la década de 1930,  sobre todo en Gran Bretaña por los trabajos de la doctora Marjorie Warren. En Argentina llegó a mediados del siglo XX cuando se estaban aprobando leyes de jubilación y Derechos de las Personas Mayores. La Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría se fundó en 1952.

Aunque es una rama de la Medicina, a veces se la asocia como parte de la Gerontología, que estudia a las personas mayores desde una óptica interdisciplinaria abordando aspectos médico-biológicos, psicológicos, sociales, políticos, históricos y legales.

Funciones del médico geriatra (gerontólogo)

El especialista gerontólogo se enfoca en realizar evaluaciones gerontológicas completas, con el propósito de promover el autocuidado, la independencia y la autonomía en la población de edad avanzada. Se aspira a fomentar una cultura del envejecimiento y la prevención para mejorar significativamente el bienestar y la calidad de vida de los adultos mayores.

Idealmente se desarrolla y ejecuta planes de envejecimiento activo y saludable que se adapta a las necesidades individuales.

Otra de las funciones también consiste en promover la educación sobre envejecimiento y la tercera edad especialmente a los pacientes y familiares, fomentando la inserción activa de los adultos mayores en movimientos sociales.

El gerontólogo brinda una atención integral y personalizada, trabajando en colaboración con especialistas en psicología, trabajo social y medicina.

Otras funciones incluyen el diseño de programas especializados que abordan diversas problemáticas relacionadas con la vejez, tales como ejercicios terapéuticos, actividades de ocio y terapias adaptadas. Además de brindar asistencia en instituciones destinadas a personas mayores, desempeñando funciones de gestión.

En los hogares, el geriatra también brinda atención domiciliaria con enfoque en la individualidad y las necesidades particulares de cada persona mayor. También proporciona orientación a cuidadores y familiares, capacitándolos para mejorar la calidad de vida de quienes cuidan.

Como profesionales en el campo de la gerontología, existen gerontólogos que participan activamente en la investigación y la docencia para seguir avanzando en el conocimiento y práctica. Además, de divulgar y defender los derechos de las personas mayores, buscando siempre su bienestar y respeto en la sociedad.

Publicidad

Subespecializaciones de la Geriatría

La Geriatría ya es una rama especializada de la Medicina. Sin embargo se suelen considerar subespecializaciones, de acuerdo al sistema o patología que se especialice el geriatra. Así tenemos cardiogeriatría, neurogeriatría, odontogeriatría, dermatogeriatría, oncogeriatría, etc.

Ventajas de contar con un médico geriatra

Según la geriatra Flor María de Ávila Fematt, los aportes que puede realizar la geriatría a la salud de las personas mayores son:

  •  Manejo de las condiciones comunes que afectan a los adultos mayores (síndromes geriátricos)
  • Gestión de la enfermedades crónicas para afecciones prioritarias en los adultos mayores (diabetes, cáncer)
  • Reconocimiento de la heterogeneidad y la complejidad del proceso de envejecimiento y sus desenlaces;
  • Comprensión y reconocimiento de la interacción entre el envejecimiento, la enfermedad, el estado clínico y el estado funcional del paciente
  •  Comprensión del uso apropiado y libre de daños de los medicamentos
  •  Coordinación del cuidado entre todos los posibles proveedores a fin de mantener la independencia funcional y la calidad de vida
  • Evaluación y organización de los servicios sociales y de salud para propiciar la productividad y la inserción social del adulto mayor;
  • Asistencia para los familiares y cuidadores
  • Organización de sistemas de cuidados a largo plazo y cuidados transicionales
  • Inserción del adulto mayor en la comunidad
  • Desarrollo de capital humano en la geriatría en particular y, en general, en torno al envejecimiento y los adultos mayores;

Características de un buen médico geriatra

Un buen geriatra debe ocuparse del adulto mayor sano, pretendiendo cuidar su salud, bienestar y contribuyendo a su envejecimiento saludable.

También debe ocuparse de las condiciones específicas de un adulto mayor con enfermedades crónicas o propias de su edad, y de las discapacidades que pueden surgir de estas condiciones.

Debe también saber trabajar de manera interdisciplinaria con profesionales de otras especialidades médicas, así como de psicología, kinesiología, rehabilitación, nutrición, trabajo social, enfermería y odontología.

Por último es indispensable una postura ética y respetuosa de los derechos humanos de sus pacientes, conociendo bien la Convención Interamericana sobre los Derechos Humanos de las Personas Mayores, la Convención Internacional para los Derechos de las Personas con Discapacidad y las leyes nacionales al respecto.

¿Cómo puede ayudar un geriatra a un adulto mayor?

Un geriatra puede ayudar a un adulto mayor de la siguiente manera: a) prevenir la ocurrencia de enfermedades

  • Prevenir la ocurrencia de enfermedades
  • Mantener la autonomía funcional y la independencia de sus pacientes durante el mayor tiempo posible
  • Diagnosticar tempranamente las enfermedades que pueden estar afectándolo
  • Tratar las enfermedades de los adultos mayores, teniendo especial capacidad para abordar aquellas de alta prevalencia en la vejez;
  • Ocuparse de los trabajos de rehabilitación o cuidados paliativos en las patologías que ya han causado daño severo.

¿Cuáles son los problemas médicos más frecuentes en el adulto mayor?

Los problemas médicos más frecuentes en el adulto mayor pueden variar según la población y las condiciones de salud individuales. Sin embargo, algunos de los problemas médicos más comunes en esta etapa de la vida incluyen:

  • Enfermedades cardiovasculares: Como hipertensión arterial, enfermedades coronarias, insuficiencia cardíaca y arritmias.
  • Diabetes: La diabetes tipo 2 es común en adultos mayores y puede requerir un manejo cuidadoso para evitar complicaciones.
  • Enfermedades respiratorias: Como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la neumonía, que pueden ser más frecuentes y graves en los adultos mayores.
  • Artritis y problemas musculoesqueléticos: Con el envejecimiento, aumenta la incidencia de osteoartritis, artritis reumatoide y otras afecciones relacionadas con el deterioro de las articulaciones y los huesos.
  • Trastornos neurológicos: Entre ellos, la demencia y la enfermedad de Alzheimer, que pueden afectar significativamente la calidad de vida del adulto mayor.
  • Problemas visuales y auditivos: La pérdida de visión y audición es común con la edad y puede requerir cuidados y adaptaciones especiales.
  • Trastornos del equilibrio y caídas: Los adultos mayores pueden experimentar problemas de equilibrio y coordinación, lo que aumenta el riesgo de caídas y fracturas.
  • Enfermedades gastrointestinales: Incluyendo el estreñimiento crónico y los problemas digestivos.
  • Depresión y problemas de salud mental: El aislamiento social y las pérdidas asociadas con el envejecimiento pueden contribuir a problemas de salud mental en los adultos mayores.
  • Enfermedades renales: La función renal puede disminuir con la edad, aumentando el riesgo de enfermedades renales crónicas.

¿Qué hacer si un familiar mayor se niega a ir al médico?

No es común que una persona mayor se niega a asistir al médico, como puede suceder con otras disciplinas (sobre todo psicología, por los prejuicios que se tienen todavía sobre las personas que asisten). Los dolores o malestares suelen obligarles a sacar consulta, además de la tranquilidad que les trasmite el profesional.

Sin embargo puede darse el caso de personas mayores que se nieguen a sacar una consulta. Ante esta situación no se debe obligar, amenazar o extorsionar para que asista. Lo mejor es hablar con ellas en el momento adecuado, cuando no haya distracciones o se encuentre realizando otras actividades. Lo que se puede hacer es decirle que nos preocupamos por ella, por eso queremos confirmar que se encuentre bien. Si tiene alguna patología que ya empieza a manifestarse, se le puede hablar de las ventajas de un tratamiento temprano que repercutirá en la mejora de esta persona y en tranquilidad para toda la familia.

Siempre hay que ofrecerse a buscar un servicio que quede cerca de su hogar y que lo cubra su obra social o seguro médico, así como de trasladar a la persona si esta lo desea. La persona debe saber que esto no es una carga para la familia, sino algo que realizan porque se la quiere y se preocupan por su bienestar.

¿Cómo buscar un médico geriatra?

Se debe averiguar si se cuenta con Servicios de Geriatría y Gerontología en los centros de salud de su localidad o provincia, y si su prestación médica cubre este tipo de profesionales.

Hay numerosas guías en donde se pueden buscar médicos geriatras. Un ejemplo es la Súper Guía Argentina.

También se puede consultar el sitio web de la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría.

¿Dónde estudiar Medicina y Geriatría?

La carrera de medicina se encuentra en las principales universidades públicas de Argentina. Podemos mencionar los ejemplos de la Universidad de Buenos Aires, la Universidad Nacional de La Plata, la Universidad Nacional del Sur, la Universidad Nacional de La Matanza, la Universidad Nacional de Córdoba o la Universidad Nacional de Rosario. También hay ofertas en numerosas universidades e instituciones privadas. Se recomienda leer la siguiente Guía para estudiar Medicina en Argentina.

El postgrado en Geriatría se puede cursar en muchas universidades, entre ellas la Universidad de Buenos Aires, la Universidad de Maimónides y la Universidad Católica Argentina. Para realizar la residencia en Geriatría se puede buscar información en la página de Residencias del Ministerio de Salud. Para quienes estén pensando en seguir esta especialidad les compartimos una entrevista a un residente de geriatría del Hospital Ramos Mejía de la ciudad de Buenos Aires.  

¿Dónde realizar cursos de Geriatría?

Se puede consultar la página web de la  Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría (o su sitio de Facebook), y la Revista Argentina de Gerontología y Geriatría. También se dictan cursos de Envejecimiento Saludable en la Plataforma Virtual del Ministerio de Salud, la página de Capacitaciones de la OMS y la Universidad de Maimónides.

Las ventajas de contar con ayuda psicológica son varias. Una de las principales es tener un momento y una ayuda profesional para hacer frente a un problema que podemos venir arrastrando desde hace mucho tiempo.

El psicólogo no nos va a juzgar, recriminar o dar órdenes como lo puede hacer un familiar o un amigo, sino que utilizará su experticia para ayudarnos a conocer mejor lo que nos pasa y poder tomar decisiones al respecto.

Aunque al principio pueda ser un poco directivo (eso dependerá del grado o tipo de malestar que tengamos), a medida que avanza la terapia podemos ir ganando autonomía para decidir. Un buen psicólogo nos ayudará a enfocarnos en un problema y utilizar las herramientas con las que ya contamos o podemos desarrollar para abordarlo del modo más saludable posible. Además de que nuestro testimonio se encuentra protegido por la confidencialidad y el secreto profesional.

Contenido

Conozca una nueva herramienta

Play Video

Comuníquese con nosotros

En qué área le podemos ayudar?

Encuentre más información

Cuando una persona se hace cargo del cuidado de su padre mayor puede tener dificultades para que siga sus consejos. En este artículo, presentamos 7 maneras...
Una mala noticia frustra o condiciona de manera negativa las expectativas de la persona que la recibe. Trasmitirlas es una tarea ingrata pero muchas veces necesaria....
Laura Blinder es docente, bailarina y profesora de tango. Creó un abordaje llamado Integración Recreativa a partir de la combinación de su formación en el área...
La incontinencia urinaria , o inhabilidad de controlar la vejiga, es un síntoma que suele manifestarse en adultos mayores, pero no es causa del envejecimiento. Este...
Cómo se maneja la incontinencia fecal (if) con adultos mayores. Entienda mejor los tratamientos y cómo tratar al adulto mayor....
En este artículo presentamos información básica sobre la enfermería: su historia, sus distintas ramas y áreas de inserción laboral, las distintas carreras, las diferencias de un...
La osteoporosis es la pérdida de masa ósea con deterioro de la microarquitectura esquelética, que lleva a un aumento del riesgo de fracturas. Estas, son una...