El optimismo al igual que el pesimismo es una conducta aprendida, por lo que se pueden llevar a cabo acciones y estrategias a fin de desarrollar un pensamiento más positivo frente a las situaciones adversas.

La actitud positiva es el factor protector de la salud física y mental, que mejora nuestra calidad de vida y la de las personas a nuestro alrededor.

¿Cómo ser mas optimistas en el 2021?

Publicidad
Previous
Next

No se trata aquí de ver el vaso medio lleno o medio vacío como se dice popularmente, o de obligarnos a sentirnos bien todo el tiempo, sino de tomar las situaciones, ya sean beneficiosas o desagradables, como una posibilidad de aprender y crecer como persona.

Esto es importante tanto para cuidadores familiares como para profesionales y pacientes. Si nos sentimos bien y afrontamos el futuro con esperanza, estaremos contribuyendo a nuestra salud y a la del entorno que nos rodea.

Como actitud psicológica, filosófica y artística, el optimismo es una predisposición a esperar lo mejor y ver las cosas de un modo positivo, independiente de las circunstancias adversas que podamos estar viviendo.

Las personas optimistas tienden a enfrentar las adversidades de una manera perseverante, con valentía y fortaleza, creyendo que siempre pueden lograr lo mejor. Se trataría de una conducta aprendida, por lo que puede desarrollarse con el entrenamiento adecuado.

Una estrategia de afrontamiento ante situaciones estresantes es la llamada Revalorización Positiva, que consiste en el intento cognitivo de construir y reestructurar un problema de la manera más positiva posible mientras se acepta la realidad de la nueva situación.


Beneficios para la salud

Beneficios del optimismo en la salud

Existe una correlación entre la predisposición de una persona y diferentes condiciones de salud, muchos estudios científicos dan cuenta de esto:

¿Por qué el optimismo es bueno para la salud?

Por qué el optimismo es bueno para la salud

Numerosos estudios científicos muestran que el optimismo es bueno para la preservación de la salud física y mental de una persona.

Esto es importante a tener en cuenta tanto para cuidadores como para personas con enfermedades crónicas o discapacidades.

Las personas optimistas pueden superar mejor que las pesimistas los problemas de salud, incluso algunos tan graves como el cáncer.

Esto se debe a que tienen una actitud más luchadora y activa en la búsqueda de soluciones a sus problemas, pero también porque el pesimismo puede llevar a la depresión, con los efectos que esta tiene en nuestro sistema neuro-inmuno-endócrino.

Publicidad

En un estudio de DeSylva y Kern se evaluaron a 309 pacientes de mediana edad que estaban programados para someterse a una cirugía de derivación de la arteria coronaria. Junto con el examen físico preoperatorio completo, se le realizó a cada paciente una Evaluación Psicológica para medir optimismo,  depresión,  neuroticismo y autoestima.

Los investigadores rastrearon a todos los pacientes durante los seis meses posteriores a la cirugía, encontrando que los optimistas tenían solo la mitad de probabilidades que los pesimistas de requerir reingreso. Otros estudios mostraron que los pesimistas tenían más posibilidades de requerir intervenciones de angioplastia u operaciones de bypass.

Estudios realizados en Finlandia y Estados Unidos mostraron que las personas pesimistas tenían más posibilidades de desarrollar hipertensión arterial, incluso teniendo en cuenta otros factores dañinos para la salud como la obesidad, el alcoholismo, el abuso de alcohol, la inactividad física y la historia familiar de hipertensión. Las personas optimistas, por su parte, gozaban de una presión arterial más baja.

Se ha observado que una actitud optimista reduce el riesgo de contraer enfermedades respiratorias. Sobre su efecto protector frente a otras patologías infecciosas aún falta realizar estudios.

Numerosos estudios han asociado el optimismo a un menor riesgo de padecer cáncer, así como una mejor recuperación en pacientes en tratamiento oncológico.

Estudios estadounidenses y holandeses realizados desde la década de 1960, que hicieron un seguimiento de las personas durante varios años, llegaron a la conclusión que la esperanza de vida es menor en las personas pesimistas.

Pero además la calidad de vida y el envejecimiento se ve afectada por el aumento de la hipertensión, los problemas coronarias y las enfermedades infecciosas.

Un estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (Massachusetts, Estados Unidos) asocia el optimismo en las mujeres con un menor riesgo de morir por cáncer, enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular, enfermedades respiratorias o infecciones.

Analizando los datos del seguimiento de la salud de 70.000 mujeres entre 2004 y 2012 se concluyó que las del percentil con el nivel más alto de atributos psicológicos positivos (las más optimistas) mostraban un 52% menos de riesgo de morir de infección, un 39% menos de hacerlo de ICTUS, un 38% menos posibilidades de fallecer de enfermedad cardiaca o respiratoria y un 16% menos de hacerlo de cáncer. Estas conclusiones se consideran extrapolables a los hombres.


Hay quienes señalan que estos estudios no reflejan los efectos positivos del optimismo en la salud, sino que en realidad se trataría de un efecto inverso: las personas que gozan de buena salud tendrían una actitud más positiva.

Sin embargo hemos visto que tanto el optimismo como el pesimismo con conductas aprendidas y que se pueden desarrollar.

Las personas optimistas tienen además estilos de vida más saludables: una dieta balanceada y nutritiva, realizan ejercicios físicos, tienen menos nivel de estrés, duermen mejor, realizan actividades solidarias y gozan de mejor vida social o familiar.

También se ha observado un menor nivel de adrenalina y cortisol, niveles saludables de lípidos en sangre y más antioxidantes que protegen a las células de daños.

Esto es un factor protector importante para la salud física y mental de las personas.


Como desarrollar optimismo

¿Cómo desarrollar el optimismo?

Hace casi tres décadas la psicología avanzó con los estudios de la psicología positiva y es cada vez más claro que podemos aprender a ser optimistas.

¿Se puede aprender a ser optimista?

Martin Seligman de la psicologia positiva

Es posible aprender a ser optimista. Martín Seligman nos dice que así como el pesimismo puede ser aprendido, también el optimismo se puede aprender. Es cuestión de entender y manejar la actitud frente a la adversidad.

Martin Seligman, profesor y Presidente de la Asociación Americana de Psicólogos desde hace 25 años es el autor de la indefensión aprendida. Él dio el impulso para la creación de la psicología positiva que encarga de estudiar las bases del bienestar psicológico y de la felicidad.

Entrevista de La Nacion a Martin Selingman ¡Imperdible!

¿Cuáles son las dimensiones del optimismo aprendido?

Las Dimensiones del optimismo aprendido

Es fundamental entender que no son las adversidades las que determinan si una persona es optimista o pesimista, sino su actitud mental frente aquellas adversidades.

Hay varias dimensiones a través de las cuales mirar una situación:

La duración: el optimista siempre es consciente de que ninguna adversidad es duradera. No importa lo que suceda, las adversidades pasarán.

La responsabilidad propia: para ser más optimistas hay que deshacerse del sentimiento de culpa sobre todo lo que le sucede en la vida. El optimista sabe que no es responsable de todas las cosas negativas que le pasan.

La amplitud: las personas optimistas miran hacia la adversidad como algo aislado y no como algo que los define y toca todos los aspectos de su vida.

Es importante entender que tenemos la capacidad de ver estos aspectos de la adversidad y definir nuestra visión hacia ellos. Existen pequeños cambios que pueden generar una nueva mirada y redefinir nuestra actitud.

En este vídeo podemos entender mejor uno de los conceptos de Seligman: Cómo ser optimista


Como incorporar el optimismo en el dia a dia

17 consideraciones importantes en su día a día

Para aprender a ser más optimistas en la vida cotidiana recomendamos los siguientes consejos. No es necesario incorporar todos de un día para el otro, pero si tenerlos en cuenta para llevar una vida lo mas feliz y placentera posible.


















Todo estará bien al final y si no lo está, significa que aún no es el final”.

Ed Sheeran

Que es el optimismo

¿Qué es el optimismo?

El Diccionario de la Real Academia Española define al Optimismo como “1. Propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable. 2. Fil. Doctrina que atribuye al universo la mayor perfección posible”.
La palabra proviene del latín Optimun: “lo mejor”.

La idea del optimismo se le atribuye al filósofo alemán Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716), que sostenía en sus obras que vivimos en el mejor de los mundos posibles. Esto era parte del pensamiento renacentista y de la Ilustración europea que se oponía al pesimismo de la Edad Media y del arte barroco.

Posiblemente quién popularizó el concepto de Optimismo fue el filósofo Voltaire (1694-1778), en su obra Cándido o el Optimismo (1759), aunque no puede atribuírsele su invención. En 1762 la palabra apareció por primera vez en el Diccionario de la Lengua Francesa.

¿Qué tipos de optimismo existen?

El psicólogo español Antonio Vallés diferencia cuatro tipos de optimismo:

Situacional: se refiere a expectativas favorables que tiene una persona frente a hechos o circunstancias concretas.

Disposicional: actitud general positiva frente a las adversidades de la vida.

Ilusorio: consiste en una falsa expectativa favorable ante casi todos los aspectos de la vida a pesar de las evidencias en contra.

Inteligente o Estratégico: combina un optimismo para aquellas situaciones en las que se puede conseguir cumplir con las expectativas, junto con un pesimismo razonable frente a aquellas que no es posible conseguirlas para evitar frustraciones.

Lo importante no es lo que sucede, sino como reaccionamos ante ello”.

Epicteto

Toda la información sobre el optimismo

Mas información


Artículos que podrían interesarle

Contenido

Recursos para el Cuidador Familiar

Desde siempre compartiendo información para cuidar mejor

Desgaste del cuidador de adultos mayores
Recursos

El lado invisible del desgaste del cuidador

Cuidar a una persona mayor es una tarea diaria que requiere mucho esfuerzo y dedicación. Es muy importante que los cuidadores, sean ellos familiares, amigos o profesionales detecten el agotamiento y pidan ayuda cuando sea necesario, ya que para cuidar correctamente a una persona, primero es necesario cuidarse a uno mismo.

Saber más »

más recursos

artículos y herramientas para cuidar mejor

Comuníquese con nosotros

En qué área le podemos ayudar?

7 etapas del Alzheimer y otras demencias los sintomas
Recursos

Las 7 etapas de las demencias (como Alzheimer entre otras)

Comprender la cronología de la demencia es clave para tomar decisiones tanto médicas como personales con respecto al cuidado de la memoria.

Conocer los signos de la demencia temprana, moderada y tardía puede ayudarlo a saber a qué se enfrenta, prepararse para el futuro y determinar cuándo es el momento de reevaluar las necesidades de atención de su familiar.

Saber más »
Riesgos de salud para personas con Alzheimer
Recursos

6 riesgos de salud de los cuidadores de personas con demencia

Si cuida a un familiar mayor con demencia, tenga en cuenta los problemas físicos y emocionales que enfrenta.

Recuerde controlar su propia salud además de la de su ser querido. A continuación, aprenda cómo el cuidado de una persona con demencia difiere del cuidado de una persona que no la padece y cuáles son las consecuencias en la salud del cuidador.

Saber más »
Debo y puedo mudar persona mayor a casa
Recursos

¿Debo y puedo mudar a mi familiar mayor a mi casa?

En algún momento, muchos hijos adultos enfrentarán la realidad de cuidar a padres mayores. Una opción es trasladar a sus padres a su propio hogar. Pero, ¿cómo saber si esto es adecuado para usted y su familia? Tómese un tiempo para reflexionar sobre varias cuestiones que presentamos a continuación.

Saber más »
Desgaste del cuidador de adultos mayores
Recursos

El lado invisible del desgaste del cuidador

Cuidar a una persona mayor es una tarea diaria que requiere mucho esfuerzo y dedicación. Es muy importante que los cuidadores, sean ellos familiares, amigos o profesionales detecten el agotamiento y pidan ayuda cuando sea necesario, ya que para cuidar correctamente a una persona, primero es necesario cuidarse a uno mismo.

Saber más »
Dormir bien es fundamental
Recursos

Dormir bien para cuidarnos y cuidar mejor

Los trastornos del sueño con muy comunes en la actualidad.

No se sienta solo ante esta situación ya que se puede aprender a dormir bien.

Cuidar nuestra salud del sueño es cuidarnos a nosotros mismos y a las personas a las que acompañamos.

Saber más »

Recursos para el Cuidador Familiar

Desde siempre compartiendo información para cuidar mejor

Cuidados de Enfermería específicos de Alzheimer
Recursos

Plan de cuidados de enfermería del Alzheimer

La enfermería es clave a la hora de tratar pacientes con Alzheimer debido a las implicaciones en la vida cotidiana que esta enfermedad genera. A medida que la enfermedad progresa y se agrava, el vínculo de dependencia del paciente crece, por lo que en este artículo se cubren los distintos efectos de la enfermedad y como tratarlos.

Saber más »
Cuidados adulto mayor
Recursos

Cuidado dentro de casa

Cuidadores y profesionales de la salud (kinesiologos, psicologos, terapistas,etc) pueden brindar un acompanamiento en el hogar. Todo dependerá de la condición del mayor y sus

Saber más »
Recursos

Consejos para manejar los comportamientos provocados por la demencia

Muchos adultos mayores sufren algún tipo de demencia, y tienen comportamientos provocados por ella. Estas conductas hacen que el día a dia sea difícil, triste y estresante. Por eso, es muy importante reconocer los síntomas con el fin de saber actuar correctamente. Una palabra, un gesto, o la forma de decir las cosas, pueden hacer una gran diferencia.

Saber más »
Recursos

La incontinencia de orina en el adulto mayor

La incontinencia urinaria , o inhabilidad de controlar la vejiga, es un síntoma que suele manifestarse en adultos mayores, pero no es causa del envejecimiento. Este suele aparecer por diversos motivos y se divide en distintos tipos, los cuáles analizaremos a continuación.

Saber más »

más recursos

para cuidar mejor

Publicidad
Previous
Next
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email