Adulto mayor no se baña o no se cambia la ropa
Cuando se trata de cuidar a las personas mayores, los problemas de higiene son sorprendentemente comunes. ¿Qué se puede hacer?
Publicidad
Cuando se trata de cuidar a las personas mayores, los problemas de higiene son sorprendentemente comunes. ¿Qué se puede hacer?

Recursos para cuidar mejor

Recomendaciones cuando un adulto mayor se resiste a bañar o cambiar la ropa

Contenido

Determinar por qué han cambiado sus hábitos de baño es la mejor manera de diseñar una estrategia exitosa para lograr que una persona mayor se duche regularmente y use ropa limpia. Hay muchos posibles culpables y, a menudo, varios factores se combinan para formar una perfecta tormenta antihigiénica.

En el mejor de los casos, una mala higiene puede provocar un ligero olor corporal y una apariencia descuidada. Sin embargo, los cambios extremos en los hábitos de baño pueden rayar el abandono personal, afectar la vida social de una persona mayor (y, por extensión, su calidad de vida) e incluso poner en peligro su salud. 

Los frustrados cuidadores familiares a menudo luchan por convencer a sus seres queridos mayores de que se bañen con más frecuencia. La solución parece simple, pero muchas veces el problema es bastante más complejo de lo que parece.

¿Por qué los mayores no quieren bañarse?

Depresión

Si una persona anciana que solía maquillarse, bañarse con regularidad o insistir en usar ropa bien planchada de repente deja de cuidarse, es aconsejable descartar primero la depresión. Un simple chequeo con un médico es una buena idea, especialmente si la falta de energía o la falta de interés parecen ser parte de este cambio de comportamiento. La depresión no siempre es obvia para un observador, uno debe estar atento a las  señales de advertencia.

Respeto y Control

A medida que las personas envejecen, muchas veces sienten que van perdiendo el control de sus vidas. Una de las cosas que las personas mayores intentan controlar el mayor tiempo posible es su propia higiene personal. 

Sentidos debilitados

Tu nariz puede detectar fácilmente los olores a orina, sudor viejo y deposiciones fecales, pero es posible que las personas mayores ni siquiera noten esos olores. Son especialmente “ciegos” a su propio olor y al de su hogar. Esto se debe a que sus sentidos ya no son tan agudos como antes. Con el proceso de envejecimiento viene un debilitamiento de los sentidos, especialmente el sentido del olfato. Muchas personas mayores comienzan a ducharse y cambiarse con menos frecuencia porque les resulta más difícil notar su propio olor corporal o ver manchas en la ropa que indican que es hora de lavarse y lavar la ropa.

Aburrimiento

Lamentablemente, los días de muchas de las personas mayores no están marcados por toneladas de actividades como cuando eran más jóvenes. Si no hay algo especial en el miércoles, bien podría ser martes o jueves. Puede entonces ser fácil perder la noción del tiempo y no darse cuenta de cuánto tiempo pasó desde la última vez que se ducharon (esto puede verse incluso agravado por la pérdida real de memoria). Además, si no viene nadie de visita o no hay una salida en vista, entonces, ¿Qué sentido tiene esforzarse y gastar energía en arreglarse para simplemente quedarse en casa?

Miedo y malestar

El baño puede ser un lugar aterrador para muchos adultos mayores. De hecho, está enteramente compuesto de superficies resbaladizas y duras: el escenario perfecto para una caída. Tomar una ducha o un baño alguna vez fue una parte habitual de su rutina en la que no lo pensaron dos veces. Ahora bien, este acto básico conlleva riesgos importantes. La posibilidad de un ego magullado, una cadera rota o incluso un cambio permanente en la movilidad es suficiente para disuadir a cualquiera de meterse en la bañadera.

La incomodidad es otro culpable muy común. Las personas mayores se enfrían mucho más fácilmente. Es posible que se cansen rápidamente y ya no tengan el sentido del equilibrio y la amplitud de movimiento que alguna vez tuvieron. Si alguien debe ayudarlos a bañarse, se produce una pérdida de dignidad. 

El dolor en las articulaciones y los niveles más bajos de energía pueden hacer que tareas simples como lavar la ropa y cambiarse de ropa sean una verdadera molestia.

Además, la forma en que las personas mayores modifican sus rutinas de baño establecidas no necesariamente equivale a una higiene personal buena o incluso adecuada. Un temor secundario a perder su independencia y dignidad hace que muchos adultos mayores dependan de baños en lavatorios, toallitas húmedas para bebés y otras medidas alternativas que no pretenden reemplazar un baño o una ducha normal. Aunque en estos casos las expectativas negativas en torno al envejecimiento y el deterioro funcional son las culpables, la adaptación insuficiente de las personas mayores y su renuencia a aceptar ayuda pueden en realidad crear una profecía autocumplida sobre el deterioro relacionado con la edad y la discapacidad para bañarse en particular.

Deterioro cognitivo

La mala higiene personal es un síntoma increíblemente común del Alzheimer y otros tipos de demencia. Convencer a un anciano resistente con todas sus facultades para que se bañe es bastante difícil, pero lograr que los pacientes con demencia se duchen puede parecer absolutamente imposible. Las condiciones que causan deterioro cognitivo suelen ir acompañadas de depresión, cambios de comportamiento difíciles, sensibilidad a los estímulos y/o incapacidad para seguir la cuenta del tiempo. Cuando estas cosas se combinan, puede hacer que un ser querido se niegue a bañarse o piense erróneamente que ya se ha bañado durante días, semanas o meses.

Publicidad

El miedo y la incomodidad también suelen verse magnificados por la demencia. Es posible que un ser querido no comprenda por qué el agua corre sobre él o le tenga miedo. Pueden alucinar que el desagüe de la ducha lo succionará. Cuando se trata de bañarse, los pacientes con demencia simplemente no entienden lo que estás intentando “hacerles”. Puede ser una experiencia traumática para todos los involucrados.

Además, en nuestro país damos por sentado el baño diario, pero cuando nuestros mayores crecieron, esto probablemente no era obligatoriamente la norma. Tu ser querido quizás adoptó hábitos de baño más frecuentes a medida que crecieron en popularidad, pero el daño a su cerebro puede hacer que resurjan viejos hábitos. Una ducha semanal puede parecer una bendición para algunos cuidadores, pero es difícil para los pacientes con demencia cumplir incluso con esto cuando no pueden siquiera recordar cuándo fue su último día de baño.

Cómo convencer a una persona mayor de que se bañe y use ropa limpia

Hay muchos enfoques diferentes que pueden probar una vez que hayan descubierto por qué un ser querido no se cuida adecuadamente. Se necesitará algo de prueba y error para encontrar lo que funcione mejor para ambos, pero es fundamental dedicar tiempo y esfuerzo.

Utilicen a su médico como recurso

En algunos casos, el médico de un ser querido puede ser un poderoso aliado. Por ejemplo, un médico puede determinar si la depresión es un factor y si los antidepresivos pueden levantarles el ánimo, darles más energía y ayudar a resolver el problema del cuidado personal. Un interés renovado en la vida puede hacer que una persona mayor sea más consciente de la necesidad (o el deseo) de ducharse/bañarse y usar ropa limpia.

Los profesionales médicos también pueden descartar otros factores que puedan estar afectando su capacidad y/o voluntad de cuidarse a sí mismos y recomendar los próximos pasos. Tengan en cuenta que nuestros mayores a menudo colocan a los médicos en un pedestal y pueden tomar sus recomendaciones “oficiales” más en serio que las súplicas y regaños de un miembro de la familia.

Superen la lucha por el poder de la mala higiene

Si se encuentran en una lucha de poder con un pariente anciano que se niega a que lo “manden”, un pequeño truco bien intencionado puede resultar útil: conseguir por ejemplo que un amigo cercano lo llame y le extienda una invitación a almorzar o a alguna otra reunión que requiera un poco de preparación. Una razón para higienizarse para alguien además de la familia a veces puede ser la solución. El soborno puede parecer infantil, pero la promesa de un regalo especial, como una cena en su restaurante favorito el día del baño semanal, también puede ser un poderoso motivador.

Utilicen los productos y ayudas de baño adecuados para maximizar la comodidad

Los productos y ayudas para el baño para personas mayores especialmente diseñados   también pueden cambiar las reglas del juego. Por ejemplo, si aún podés acompañar a tu ser querido a la ducha, pero no se mantiene firme o se cansa fácilmente, hay muchos tipos de sillas de ducha disponibles. Esta es una buena elección para cualquier persona que esté envejeciendo, porque puede reducir significativamente el riesgo de caerse mientras se baña.

Un cabezal de ducha de mano puede resultar útil para bañar a un ser querido que tiene miedo o se siente abrumado por el agua. Les permite a ellos (o a un ayudante) dirigir la transmisión solo hacia donde quieran y cuando lo deseen.

Las barras de apoyo son otro elemento imprescindible para quienes tienen miedo de caerse. El simple hecho de tener puntos de apoyo adicionales puede ayudar a una persona mayor a entrar y salir de la ducha de forma segura y confiada.

Enmarquen la conversación sobre higiene de manera positiva

La forma en que hablan sobre el baño y el cambio de ropa puede ser muy influyente. Si su ser querido necesita ayuda en la ducha y alguna vez disfrutó de que lo mimen, intenten referirte a los días de baño como “días de spa” (por ejemplo). Utilizar su jabón o espuma de baño favoritos puede ayudarlos a centrarse en los aspectos agradables y en lo bien que se sienten después, en lugar del proceso en sí.

Intenten ser amables al señalar el olor corporal o la ropa sucia. En algunos casos, es posible que una persona mayor simplemente no se dé cuenta y es probable que se sienta avergonzada una vez que se le informa. Si el problema es la indiferencia, deben tener en cuenta que regañar demasiado sigue siendo contraproducente. Los cuidadores a menudo se sienten más que frustrados por la apatía de sus seres queridos con respecto a su propia apariencia, pero deben tratar de que no se note.

Si bien puede que no sea exitoso para todos, el refuerzo positivo puede ser útil. Díganles lo bien que huelen y lo pulidos que se ven. A la mayoría de las personas mayores les encanta llamar la atención. Una vez más, puede parecer elemental, pero recompensar su comportamiento (incluso los triunfos menores) es muy importante.

Actúen con cuidado con sus seres queridos que padecen demencia

La atención de la demencia no se parece a ningún otro tipo de atención. Más allá de eso, es único para cada familia. Algunos pacientes simplemente necesitan recordatorios e indicaciones a la hora de bañarse y vestirse, pero otros pueden agitarse o mostrarse combativos ante la mera mención de una ducha. Además, nunca se sabe cuándo puede desarrollarse o desaparecer un nuevo comportamiento o miedo. Cuando se trata de conseguir que los pacientes con demencia se duchen, procedan lenta y suavemente. Es recomendable además programar tareas difíciles como bañarse en el momento del día en el que estén más cooperativos.

No insistan en una ducha/baño completo y un cambio de ropa al mismo tiempo. Dividir una tarea en partes más pequeñas durante un período más largo puede hacer que sea más fácil para ambos. Comiencen simplemente pidiéndole de lavarle la cara a su ser querido. Si está receptivo, avancen gradualmente hacia la limpieza de sus axilas y otras partes del cuerpo, mientras hablan con él y le cuentan lo que están haciendo a medida que avanzan. Busquen ser tranquilizadores: si lucha o dice basta, entonces basta. Siempre pueden volver a intentarlo más tarde. Estas pequeñas victorias pueden funcionar como un recurso provisional entre baños o duchas completos.

Contraten a un asistente de baño para que lo ayude

Si bien contratar a un asistente de cuidado personal para ayudar a un ser querido a bañarse puede eventualmente no ser del todo exitoso, estas visitas para bañarse son una bendición para muchas familias. Al principio, la mayoría de las personas mayores se oponen totalmente a la idea, pero para algunos, que un extraño los ayude es menos vergonzoso a que lo haga un hijo o una hija. Además, los cuidadores a domicilio están capacitados para ayudar a personas con todas las capacidades físicas y cognitivas. Saben cómo preparar una ducha o un baño de forma rápida, exhaustiva y respetuosa, teniendo en cuenta la comodidad del cliente. Por supuesto y como todo, es importante investigar antes de contratar un asistente de cuidado personal

Consideren las opciones de atención a largo plazo

En algún momento, muchos cuidadores deben afrontar el hecho de que sus seres queridos no van a recuperar sus capacidades físicas o mentales. Puede resultar peligroso para ellos seguir viviendo de forma independiente, o puede resultar poco realista pensar que una o incluso dos personas puedan satisfacer su creciente necesidad de atención y supervisión prácticas. La colocación en un centro de vida asistida, una unidad de cuidados de la memoria o un hogar de ancianos es una decisión difícil de tomar, pero muchas personas mayores prosperan en estos entornos. Así como un ser querido puede ser más obediente con su médico o un cuidador profesional en comparación con un miembro de la familia, el personal de un centro de residencia para personas mayores puede tener más éxito cuando se trata de fomentar una higiene adecuada, hacer que coman, administrar medicamentos sin problemas, etc.

El compromiso es la clave para una mejor higiene de las personas mayores

La cuestión de la higiene es uno de los muchos casos en la prestación de cuidados en los que el compromiso es esencial. Lo que hay que recordar acerca de la limpieza es que es posible que tengan que bajar sus estándares. Sin duda, se trata de una adaptación difícil e indeseable, especialmente si conviven con tu ser querido.

Cuidar y envejecer no son glamurosos, y hay algunos cambios, como la incontinencia, que ambas partes simplemente deben aprender a afrontar lo mejor que puedan. No esperen ni insistan en una apariencia impecable. Si uno no logra ser realista, sólo generará más frustración y tensión. Llevar a un ser querido a una cita con el médico o a una salida con un aspecto desaliñado y con olor sucio es vergonzoso, pero hagan todo lo posible para alentar y ayudar a su ser querido a verse bien y mantenerse limpio. Si su enfoque actual no funciona, entonces es hora de considerar probar algo nuevo.

Algunos consejos para convencer a una persona mayor de que se bañe

La negativa de una persona mayor a bañarse es una fuente común de frustración para innumerables cuidadores. Les compartimos a continuación nuestros mejores consejos y sugerencias para persuadir a un ser querido anciano a tomar una ducha o un baño.

Convenciendo a un adulto mayor a que se bañe

4 consejos que los ayudarán a lograr que una persona mayor se bañe

  • Si luce avergonzado con la idea de que lo bañen, puedes recomendarle el uso de una “toalla de privacidad” para cubrirse mientras laven las áreas sensibles.
  • Sean cuidadosos. La terquedad que surge de la experiencia suele ser una expresión de una mala experiencia, pero también puede ser un poco de conocimiento si escuchan de forma activa. La terquedad que surge de una enfermedad no refleja un rasgo de la persona, sino a la enfermedad. En cualquiera de estos casos, sean comprensivos y asertivos con las necesidades de higiene reales. Esto significa que deberán escoger sus batallas y mantenerse centrados en el objetivo de lograr una mejor higiene.
  • Intenten ponerse en la situación de la persona, vean las cosas desde su perspectiva y al mismo tiempo respeten su privacidad, su conocimiento y sus inquietudes reconociéndolos como válidos.
  • Razonen con la persona sin menospreciarla ni atacarla. Empiecen con frases sugestivas y suaves como “¿Qué te parece si intentás…?” o “¿No creés que sería más saludable que…?”.

Contenido

Conozca una nueva herramienta

Play Video

Comuníquese con nosotros

En qué área le podemos ayudar?

Encuentre más información

El CUD (Certificado único de discapacidad) es un documento que permite demostrar una discapacidad existente. Entienda qué es el CUD y para que sirve....
Afectando a un estimado de 20 millones de personas en todo el mundo, la insuficiencia cardíaca consiste en una reducción progresiva de la capacidad del corazón...
En una charla con el doctor León Litwak para Cohabitam, la profesora Laura Binder da una serie de recomendaciones acerca de cómo comunicarnos con un mayor...
Existe la creencia que el cuidado en casa es siempre mejor que aquella en residencias o centros de día. Esto no es siempre el caso......
En la tercera edad es muy importante ejercitar el cerebro para mantenerlo en forma como si se tratase de un músculo más. El cerebro necesita entrenamiento...
Toda la información sobre las residencias, guía para las familias, el buscador de geriátricos en capital federal, zona norte, oeste y sur. Preguntas frecuentes....
Cuando se trata de cuidar a las personas mayores, los problemas de higiene son sorprendentemente comunes. ¿Qué se puede hacer?...
Si tuviste que interrumpir tus estudios por la pandemia o tenes ganas de aprovechar este tiempo para formarte en el área del cuidado del adulto mayor,...