Proceso del Duelo - Entender como transitarlo
Si bien no existe una forma correcta o incorrecta de hacer el duelo, hay consejos que pueden servir para aliviar el proceso.

El proceso del duelo – cómo transitarlo

Publicidad
Contenido

¿Qué es el duelo?

El duelo es una respuesta natural a la pérdida. Es el sufrimiento emocional que siente una persona cuando le quitan algo o a alguien a quién ama. A menudo, el dolor de esa pérdida puede resultar abrumador y puede experimentar todo tipo de emociones difíciles e inesperadas, desde conmoción o enojo hasta incredulidad, culpa y una profunda tristeza.

El dolor del duelo también puede alterar la salud física, lo que dificulta dormir, comer o incluso pensar con claridad. Estas son reacciones normales, y cuanto más significativa sea la pérdida, más intenso será el dolor.

Qué es duelo

El proceso de duelo

El duelo es una experiencia sumamente individual; no hay una forma correcta o incorrecta de atravesarlo. La forma en que se sufre depende de muchos factores.

Entre ellos la personalidad, la experiencia de vida, los valores, la espiritualidad y cuán significativa fue la pérdida.

Cabe destacar que muchas veces los vínculos sanos y positivos habilitan a aceptar su perdida de una manera más serena, sana y constructiva que los vínculos complejos y menos vividos los cuales muchas veces conllevan duelos más tortuosos.

Inevitablemente, el proceso de duelo lleva tiempo y no puede ser forzado ni apresurado. No hay un calendario «normal» para el duelo.

Mientras que algunas personas comienzan a sentirse mejor en semanas o meses, para otras el proceso se mide en años.

Cualquiera que sea su experiencia de duelo, es importante ser paciente consigo mismo y permitir que el proceso se desarrolle de forma natural.

Esto será fundamental para poder aceptar la pérdida, darle un lugar a esa persona en el mundo íntimo de cada uno y poder seguir transitando la vida con una mayor fortaleza psíquica, física y espiritual.

También esto permitiría que la persona fallecida pueda trascender su vida en el corazón de cada uno de sus seres queridos.

Mitos sobre el duelo

 «El dolor desaparecerá más rápido si lo ignoras»

Tratar de ignorar el dolor o evitar que salga a la superficie solo lo empeorará a largo plazo.

Para una curación real, es necesario enfrentar su dolor y lidiar con él activamente.

“Es importante ser fuerte ante la perdida”

Sentirse triste, asustado o solo es una reacción normal a la pérdida. Llorar no significa que estés débil.

No es necesario que «proteja» a su familia o amigos poniendo un frente valiente.

Mostrar sus verdaderos sentimientos puede ayudarlos tanto a ellos como a usted a transitarlo.

Si no lloras, significa que no lamentas la pérdida”

El llanto es una respuesta normal a la tristeza, pero no es la única.

Aquellos que no lloran pueden sentir el dolor tan profundamente como los demás. Es posible que simplemente tengan otras formas de mostrarlo.

“El duelo debería durar aproximadamente un año”

No hay un plazo específico para el duelo. El tiempo que lleva varía de una persona a otra y también muchas veces vá se manifiesta por oleadas.

“Seguir adelante con tu vida significa olvidarte de tu pérdida”

Seguir adelante significa honrar la vida y la persona amada, pero eso no es lo mismo que olvidar.

Podes seguir adelante con tu vida y mantener el recuerdo de alguien que perdiste como una parte importante de vos.

De hecho, a medida que avanzamos en la vida, estos recuerdos y estas personas amadas van habitando nuestra interioridad y vamos adquiriendo una manera diferente a relacionarnos con ellas.

¿Cómo lidiar con el proceso de duelo?

Si bien el duelo por una pérdida es una parte inevitable de la vida, hay formas que ayudan a sobrellevar el dolor y seguir adelante:

  • Reconocer el dolor
  • Aceptar que el duelo puede desencadenar emociones diferentes e inesperadas
  • Comprender que el proceso es diferente para cada persona
  • Buscar apoyo de personas que se preocupan por vos
  • Cuidarse  físicamente
  • Reconocer la diferencia entre el duelo y la depresión

Las etapas del duelo

En 1969, la psiquiatra suiza Elisabeth Kübler-Ross introdujo lo que se conoció como las «cinco etapas del duelo». Estas etapas se basaron en sus estudios sobre los sentimientos de los pacientes que enfrentan una enfermedad terminal, pero muchas personas los han generalizado a otros tipos de cambios y pérdidas de vida negativos, como la muerte de un ser querido o una ruptura amorosa.

Publicidad

Elisabeth Kübler-Ross especialista en duelo
Elisabeth Kübler Ross (Psiquiatra y escritora. Fue una de las mayores expertas mundiales de la muerte y los cuidados paliativos)

Las cinco etapas del duelo

Negación: «Esto no me puede estar pasando a mí».

Ira: “¿Por qué está pasando esto? ¿A quién culpar?»

Negociación: «Haz que esto no suceda, y a cambio yo ____.»

Depresión: «Estoy demasiado triste para hacer algo».

Aceptación: «Estoy en paz con lo que pasó».

Si estás experimentando alguna de estas emociones después de una pérdida, puede ser útil saber que su reacción es natural y que sanará con el tiempo. Sin embargo, no todos los que sufren pasan por todas estas etapas, y eso está bien.

Contrariamente a la creencia popular, no es necesario pasar por cada etapa para sanar.

De hecho, algunas personas resuelven su duelo sin pasar por ninguna de estas etapas. Y si las atraviesa, probablemente no las experimentes en un orden secuencial ordenado, así que no te preocupes por lo que «deberías» estar sintiendo o en qué etapa se supone que debes estar.

Kübler-Ross nunca tuvo la intención de que estas etapas fueran un marco rígido que se aplique a todos los que están atravesando un duelo.

En su último libro antes de su muerte, en 2004, dijo: “Nunca tuve la intención de ayudar a meter emociones desordenadas en paquetes prolijos. Son respuestas a la pérdida que muchas personas tienen, pero no hay una respuesta típica a la pérdida, ya que no existe una pérdida típica. Nuestro duelo es tan individual como nuestras vidas «.


Síntomas del duelo

Si bien la pérdida afecta a las personas de diferentes maneras, muchos de nosotros experimentamos los siguientes síntomas cuando estamos de duelo.

Síntomas emocionales

Inmediatamente después de una pérdida, puede ser difícil aceptar lo que sucedió. Es habitual sentirse insensible, tener problemas para creer que la pérdida realmente ocurrió o incluso negar la verdad. Si alguien a quien amas ha muerto, es posible que sigas esperando que aparezca, aunque sepas que se ha ido.

La tristeza profunda es probablemente el síntoma de duelo más universalmente experimentado. Los sentimientos de vacío, desesperación, anhelo o profunda soledad son habituales. También se suele llorar mucho o sentirse emocionalmente inestable.

Es posible que uno se arrepienta o se sienta culpable por las cosas que hizo o no dijo o hizo. También puede sentirse culpable por ciertos sentimientos (como por ejemplo, alivio, cuando la persona murió después de una enfermedad larga y difícil). Después de una muerte, es posible que incluso se sienta culpable por no haber hecho algo para prevenirla, aunque no hubiera nada más que pudiera haber hecho.

Si perdió a un ser querido, puede estar enojado consigo mismo, con Dios, con los médicos o incluso con la persona que murió por abandonarlo. Es posible que sienta la necesidad de culpar a alguien por la injusticia que le hicieron.

Una pérdida significativa puede desencadenar una serie de preocupaciones y temores. Puede sentirse ansioso, indefenso o inseguro.

Incluso sufrir ataque de pánico. La muerte de un ser querido puede desencadenar temores sobre su propia mortalidad o de enfrentar la vida sin esa persona.


Síntomas físicos

A menudo pensamos el duelo como un proceso estrictamente emocional, pero este también implica problemas físicos que incluyen:

  • Fatiga
  • Náuseas
  • Inmunidad reducida
  • Pérdida o aumento de peso
  • Insomnio

Recomendamos buscar apoyo

El dolor del duelo a menudo puede hacer que quieras alejarte de los demás. Pero contar con el apoyo de otras personas es vital para recuperarse de la pérdida. Incluso si no se siente cómodo hablando de sus sentimientos en circunstancias normales, es importante expresarlos cuando esté de duelo.

Si bien compartir su pérdida puede hacer que la carga del dolor sea más fácil de llevar, eso no significa que cada vez que interactúe con amigos y familiares, deba hablar sobre ello. La comodidad también puede provenir de estar cerca de otras personas que se preocupan por usted. La clave es no aislarse.

Ahora es el momento de apoyarse en las personas que se preocupan por usted, incluso si se enorgullece de ser fuerte y autosuficiente. En lugar de evitarlos, trate de acercarse a sus amigos y seres queridos, pasen tiempo juntos y acepta la ayuda que se ofrece.

A menudo, las personas quieren ayudar pero no sabe cómo, así que comuníqueles lo que necesita, ya sea un hombro donde llorar o simplemente alguien con quien pasar el rato. Si siente que no tiene a nadie, nunca es demasiado tarde para entablar nuevas amistades.

Acepte que muchas personas suelen sentirse incómodas cuando tratan de consolar a alguien que está en un proceso de duelo. El dolor puede ser una emoción confusa y a veces aterradora para muchos, especialmente si no han experimentado una pérdida similar. Es posible que se sientan inseguros sobre cómo consolarlo y terminen diciendo o haciendo cosas incorrectas. Pero no uses eso para evitar el contacto social. Si un amigo o un ser querido se acerca a ti, es porque se preocupa.

Si siente que su dolor es demasiado para soportarlo, busque a un profesional de la salud mental con experiencia en asesoramiento para el duelo. Un terapeuta experimentado puede ayudarlo a superar las emociones intensas y superar los obstáculos de su duelo.

Compartir el dolor con otras personas que han experimentado pérdidas similares puede ayudar.

acompanar durante el duelo

Cuidarse a uno mismo mientras se transita el duelo

Cuidarse tanto física como mentalmente, es esencial para transitar el duelo de la mejor manera:

Podes intentar reprimir tu dolor, pero no podes evitarlo para siempre. Para sanar, hay que reconocer el dolor. Tratar de evitar los sentimientos de tristeza y pérdida solo prolonga el proceso de duelo.

El duelo no resuelto también puede provocar complicaciones como depresión, ansiedad, irascibilidad, abuso de sustancias y problemas de salud.

Exteriorizar los sentimientos siempre ayuda. Hay varias opciones para hacerlo. Como por ejemplo, escribir sobre su pérdida en un diario, redactar una carta diciendo las cosas que nunca llegó a decir; hacer un álbum de recortes o de fotos, escribirle una canción para celebrar la vida de la persona, bailarle una canción en su honor o participar en una causa u organización que sea importante para su ser querido.

Volver a las actividades que te brindan alegría y te conectan con los demás puede ayudarte a aceptar tu pérdida.

Tu dolor es tuyo y nadie más puede decirte cuándo es el momento de «seguir adelante» o «superarlo».

Permitite sentir lo que sientas sin vergüenza ni juicio. Está bien estar enojado, gritar al cielo, llorar o no llorar. También está bien reír, encontrar momentos de alegría y dejarse llevar cuando estés listo.

Los aniversarios, las fiestas, los cumpleaños y otros acontecimientos sociales pueden despertar recuerdos y sentimientos. Es muy importante estar preparado para un golpe emocional y saber que es completamente normal.

La mente y el cuerpo están conectados. Cuando uno se siente saludable físicamente, podrá sobrellevar mejor las emociones. Es imprescindible combatir el estrés y la fatiga durmiendo lo suficiente, comiendo bien y haciendo ejercicio. 

Duelo y dolor
Expresarse es muy importante en las diferentes fases del duelo

Cuando el dolor no desaparece

A medida que pasa el tiempo después de una pérdida significativa, como la muerte de un ser querido, es normal que los sentimientos de tristeza, entumecimiento o ira disminuyan gradualmente. Estas y otras emociones difíciles se vuelven menos intensas a medida que comienza a aceptar la pérdida y sigue adelante con su vida.

Sin embargo, si no se siente mejor con el tiempo o empeora, puede ser una señal de que su duelo se ha convertido en un problema más grave, como un duelo complicado o una depresión mayor.




La diferencia entre dolor y depresión

Distinguir entre el duelo y la depresión clínica no siempre es fácil, ya que comparten muchos síntomas, pero hay formas de notar la diferencia.

Hay que recordar que el dolor puede ser una montaña rusa, implica una amplia variedad de emociones y una combinación de días buenos y malos. Incluso cuando esté en medio del proceso de duelo, seguirá teniendo momentos de placer o felicidad. Con la depresión, por otro lado, los sentimientos de vacío y desesperación son constantes.

Duelo y depresion

Otros síntomas que sugieren depresión, no solo duelo, incluyen:

  • Sentido de culpa intenso y generalizado
  • Pensamientos de suicidio o preocupación por morir
  • Sentimientos de desesperanza o inutilidad
  • Habla y movimientos corporales lentos
  • Incapacidad para funcionar en el hogar, el trabajo y /o la escuela
  • Ver o escuchar cosas que no existen

¿Pueden los antidepresivos ayudar al duelo?

Como regla general, el duelo normal no justifica el uso de antidepresivos. Si bien la medicación puede aliviar algunos de los síntomas del duelo, no puede tratar la causa, que es la pérdida en sí. Además, al adormecer el dolor que debe resolverse eventualmente, los antidepresivos retrasan el proceso de duelo. En cambio, hay otros pasos que puede tomar para lidiar con la depresión y recuperar la alegría de vivir.

Importante: la indicación de medicación antidepresiva queda exclusivamente como una decisión del profesional médico psicológico que acompaña en el marco del tratamiento.

Cuándo buscar ayuda profesional para el duelo

Si experimenta síntomas de duelo complicado o depresión clínica, hable con un profesional de la salud mental de inmediato.

Si no se tratan, el dolor y la depresión complicados pueden provocar un daño emocional significativo pudiendo también generar daños colaterales en sus ambientes sociales más próximos.

Contenido

Recursos para el Cuidador Familiar

Desde siempre compartiendo información para cuidar mejor

protocolo para institutos y hogares geriatricos y residencias para adultos mayores en la provincia de buenos aires
Residencias

Protocolo para adultos mayores de la Provincia de Buenos Aires (30/5/2020)

En esta nueva etapa de la estrategia para frenar al Coronavirus, el Ministerio de Salud de la Provincia continúa trabajando junto a los municipios diversas

Saber más »

más recursos

artículos y herramientas para cuidar mejor

Comuníquese con nosotros

En qué área le podemos ayudar?

Publicidad

Residencias Geriátricas destacadas del mes

Recursos para el Cuidador Familiar

Desde siempre compartiendo información para cuidar mejor

Desgaste del cuidador de adultos mayores
Recursos

El lado invisible del desgaste del cuidador

Cuidar a una persona mayor es una tarea diaria que requiere mucho esfuerzo y dedicación. Es muy importante que los cuidadores, sean ellos familiares, amigos o profesionales detecten el agotamiento y pidan ayuda cuando sea necesario, ya que para cuidar correctamente a una persona, primero es necesario cuidarse a uno mismo.

Saber más »
7 formas de ejercitar la mente de adultos mayores durante el COVID en Geriatricos
Recursos

Tercera edad: 7 formas de ejercitar la mente

En la tercera edad es muy importante ejercitar el cerebro para mantenerlo en forma como si se tratase de un músculo más. El cerebro necesita entrenamiento regular, en especial a medida que envejece. Después de los 65 años, el riesgo de desarrollar demencia se duplica aproximadamente cada cinco años.

Saber más »

más recursos

para cuidar mejor

Publicidad
Previous
Next
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email