banner
HOME     BUSCAR RESIDENCIAS COMO ASOCIARME CONTACTENOS
banner
 



3
NOTAS
Generales
 






   
Guía Práctica de primeros auxilios
 
       
imprimir
imprimir
     
   

Guía Práctica de primeros auxilios
El peligro vive en casa
RECOMENDACIONES GENERALES:
- Nunca se debe mover a un herido sin haber comprobado anteriormente el alcance de sus lesiones, ni tocar o hurgar en las heridas o despegar los restos de vestidos pegados a la piel quemada.
- Evita también dar alimentos o líquidos a personas insconcientes o heridas en el vientre, aplicar torniquetes si no es absolutamente necesario o poner almohadas.
- Es contraproducente levantar la cabeza o incorporar a las víctimas que sufren desvanecimientos.
- Por último, no toques la parte de las compresas que ha de quedar en contacto con el cable o elemento en tensión, ni pongas vendajes excesivamente apretados.

Quemaduras
Todas las quemaduras requieren atención médica excepto si tienen una superficie menor a 2 centímetros. Para ello se debe colocar la zona afectada bajo un chorro de agua fría durante un mínimo de 10 minutos. Si la quemadura es extensa cúbrela con toallas, pañuelos o sábanas limpios y traslada a la víctima a un centro sanitario. Si el accidente ha sido ocasionado por productos químicos o líquidos hirvientes, es imprescindible despojarle inmediatamente de las ropas impregnadas.
Problemas en los ojos
En caso de que algún cuerpo extraño se introduzca en los ojos realiza un lavado ocular con suero fisiológico o agua abundante, pero nunca los frotes ni eches colirios. Tampoco intentes sacar nada que pueda estar incrustado en la superficie del ojo. Llegado el caso, cúbrelo con un apósito estéril y traslada al afectado a un centro sanitario.
Fracturas
Otro de los percances más habituales en el hogar son las fracturas, aunque a veces no es fácil detectarlas. En caso de duda, no muevas al accidentado sin antes inmovilizar la fractura, abarcando el hueso ó huesos rotos y articulaciones adyacentes. Si es abierta, cúbrela con apósitos estériles antes de inmovilizarla, y si sospechas que la víctima sufre una fractura de la columna vertebral no le muevas y avisa al servicio de urgencia para que le traslade. En caso de luxación o esguince inmoviliza la zona con vendaje compresivo o cabestrillo, y si la lesión se ha producido en las últimas 48 horas aplícale frío. Es básico mantener el reposo, elevar la zona afectada y acudir a un centro sanitario.
Hemorragias
Si la víctima presenta una herida sangrante presiona sobre la zona afectada para detener la hemorragia y límpiala, si es posible, con suero fisiológico. Es fundamental no olvidar la vacunación contra el tétanos y no utilizar nunca algodón, servilletas de papel, alcohol, yodo o lejía para tapar la herida.
Asfixia
La asfixia es uno de los accidentes que requiere más rápidas y contundentes medidas de emergencia. Es prioritario colocar a la víctima al aire libre y desnudarle de cintura arriba aflojando el cinturón y los zapatos. Si la asfixia se produce por ahogamiento procura extraer los posibles cuerpos extraños que impiden la respiración colocando a la víctima boca abajo. Por último, debes sacar su lengua sujetando a la vez la mandíbula para dejar libre el paso a través de las vías respiratorias, antes de aplicarle respiración artificial.
Descargas eléctricas
La masiva presencia de electrodomésticos y enchufes en los hogares modernos provoca que estemos continuamente expuestos a sufrir accidentes relacionados con la electricidad. La primera pauta de emergencia si una persona sufre una descarga eléctrica es desconectar la corriente. En caso de no poder actuar sobre los interruptores hay que aislarse con calzado y guantes de goma o subirse a una tarima de madera. Si el accidentado queda unido al conductor eléctrico es prioritario separarlo por medio de una pértiga aislante o un palo de madera seca. Cuando quede tendido encima del conductor envuelve sus pies con ropa o tela seca, procurando tirar de ellos con la pértiga o el palo. Para actuar con mayor celeridad corta el conductor eléctrico a ambos lados del accidentado, utilizando un hacha con mango de madera, y no olvides que la víctima es un conductor eléctrico mientras la corriente pase a través de él. Una vez rescatado, debes intentar reanimarlo. Si no respira, hay que procurarle respiración artificial sin dilación. Es muy posible que se deba aplicar masaje cardiaco. Por último, hay que trasladar al accidentado al hospital más próximo.
Pérdida de consciencia y convulsiones
La pérdida de consciencia y las convulsiones son otras de las patologías que precisan de rápidos auxilios. En el primero de los casos coloca al accidentado boca arriba en el suelo, con la cabeza ladeada y las piernas elevadas. Mantenlo en reposo absoluto, aflojando cualquier prenda de vestir que le oprima. Recuerda que es básico no dar de comer y beber nunca a una persona inconsciente. Si tiene convulsiones, hay que apartar los objetos de alrededor para evitar lesiones y colocar una prenda, unos cojines o algo similar que sirva de almohadilla debajo de la cabeza, evitando sujetarle. A su vez es conveniente aflojar con cuidado cualquier tipo de prenda ajustada alrededor del cuello o cintura si existe la posibilidad. Cuando termine el ataque, es fundamental colocar al accidentado en posición lateral de seguridad y explorarle buscando posibles lesiones.
Primeros auxilios para niños
Es muy habitual en estos tiempos que los padres, por lo general muy ocupados con sus actividades laborales, dejen a los pequeños al cargo de sus abuelos. Por ello, es básico conocer las medidas de emergencia elementales que se deben efectuar si el niño sufre algún accidente doméstico. En cualquier caso, es importante mantener la calma y llamar al 112.
Los profesionales que te atenderán saben cómo hay que proceder en estos casos, y si fuera necesario enviarán una ambulancia o un médico, e incluso te indicarán qué hacer hasta que lleguen. Mientras, coloca al niño en posición cómoda y mantenlo abrigado. Da siempre prioridad a lesiones que pongan en peligro su vida, como hemorragias y envenenamiento. En caso de ausencia de pulso o respiración, conmoción o shock, puedes aplicarle respiración boca a boca o masaje cardíaco, pero sólo si sabes hacerlo.
Es importante recordar no levantarle a menos que sea estrictamente necesario, en especial si sospechas alguna fractura. Tampoco le pongas alcohol en el cuerpo. Controla la hemorragia, si la hay. Una hemorragia se considera copiosa, es decir, grave, cuando entre 4 y 10 minutos y empapa, aunque sea lentamente. Coloca después un paño limpio encima de la herida y presionala ligeramente. Si tiene una hemorragia en una extremidad, elévala. No uses torniquetes, pueden resultar contraproducentes si no se emplean correctamente. Tampoco le ofrezcas líquidos. Ten cuidado con las lesiones oculares. No comprimas el ojo ni le pongas gasas encima. Si le han entrado accidentalmente productos de limpieza en el ojo, lávalo con agua tibia abundante y acude al médico. No intentes solventarlo por tu cuenta ni hagas más de lo necesario hasta que llegue ayuda profesional.
Todas estas medidas son, además de imprescindibles, de obligado conocimiento para los ciudadanos: las contingencias forman parte de nuestra vida, y la capacidad de atajarlas a tiempo puede equivaler a salvar a un ser querido de una situación peligrosa, incluso de la muerte
   
>>ir al Link
   



Untitled Document

geriatrico
 
 
 
 
geriatrico
 
 
 
 
 

 

 
 
 
 


 

Oficinas de Portalgeriátrico - Teléfonos : 4720-8853 / 4720-1267 L a V de 11 a 18hs
PORTALGERIATRICO ® COPYRIGHT 2001 version 3.0 Aviso Legal