banner
HOME     BUSCAR RESIDENCIAS COMO ASOCIARME CONTACTENOS
banner
 



3
NOTAS
Generales
 






   
Morir de amor: Afirman que la pena de enviudar puede llegar a afectar la salud
 
       
imprimir
imprimir
     
   

Morir de amor: Afirman que la pena de enviudar puede llegar a afectar la salud

Según un estudio en parejas mayores de 65 años, el riesgo de que también muera el otro cónyuge crece. La tristeza produce mayor secreción de sustancias que suben la presión y pueden producir infartos.

Eliana Galarza.
egalarza@clarin.com


Es un gran impacto. Luego de años de convivencia, de prácticamente una vida compartida, las enfermedades graves del esposo o esposa y la viudez se presentan en los ancianos como bombas que amenazan desdibujar cualquier horizonte. Ahora, lo mal que lo pasan unos y otros en esas situaciones está cuantificado.

Un estudio publicado en The New England Journal of Medicine, realizado durante 9 años sobre 518.240 parejas formadas por mayores de 65 años, revela que vivir esas situaciones aumenta el riesgo de muerte (en el cónyuge sano) de hasta un 21 por ciento en los hombres y de hasta el 17% en las mujeres.

Según estas estadísticas, el hombre viudo aparece como más vulnerable que la mujer viuda.

Irene Meler, coordinadora del Foro de Psicoanálisis y Género de la Asociación de Psicólogos de Buenos Aires, consultada por Clarín, ensaya una explicación para esa diferencia: "El hombre de más de 60 años no es tan hábil para armar un tejido social que lo sostenga en un momento tan difícil como la enfermedad de su esposa o la viudez. Le cuesta entablar vínculos que lo ayuden a superar las situaciones adversas de la vida. La mujer, en cambio, establece lazos y relaciones más profundos y se siente más contenida por sus amistades", explica.

"Es muy difícil ver que la persona que se ama está enferma. Cuidarla es arduo y afecta nuestra salud", comentó Nicholas Christakis, de la Facultad de Medicina de Harvard y uno de los autores del amplio estudio. Hasta el momento se sabía que la enfermedad de un cónyuge afectaba la salud del otro, pero no se había logrado medir el riesgo de muerte, algo que entre gerontólogos se conversa habitualmente.

"El viejo dicho se murió de pena es más cierto de lo que imaginamos. La pena produce mayor secreción de cortisol, de adrenalina y otras sustancias que elevan la tensión arterial, dañan las arterias y pueden producir infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares. Es imprescindible el apoyo psicológico, aunque la mayoría de las obras sociales, centros públicos o privados no tengan en cuenta esa situación. La familia tiene que estar alerta y convertirse en un sostén", advierte Guillermo Che Kenny, gerontólogo de la Asociación de Gerontología y Geriatría de la zona norte (AGENOR).

"Creo que la situación se acentúa cuando existe un vínculo demasiado simbiótico. Hay parejas que con los años se transforman en prácticamente un solo organismo y el yo de cada uno se diluye. Si la situación se plantea así y además existen componentes depresivos, es difícil que el sobreviviente pueda generar un nuevo sentido para su vida", agrega Mercedes Labiano, titular de la Asociación Interdisciplinaria de Gerontología.

El panorama es complejo porque la pena por la pérdida no es el único componente a tener en cuenta. "La integridad psicológica del anciano sufre un fuerte impacto porque a veces su cónyuge es su única y más estrecha relación social. Su autoimagen puede resentirse y puede ocurrir una ruptura con el pasado, algo que las teorías sociológicas del envejecimiento denominan discontinuidad externa", puntualiza Margarita Murgieri, geriatra de la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría.

Para Murgieri, a la explicación psicológica es posible sumarle otro componente biológico: "Un acontecimiento adverso, como la muerte de un cónyuge, impacta en la corteza cerebral, desencadenando una cascada con dos vías: una nerviosa, a través del sistema nervioso autónomo, y otra hormonal, a través del hipotálamo, hipósifis y suprarrenales. Las dos tienen efectos finales sobre órganos y sistemas. Ese mecanismo es protector en casos de estrés agudo, pero si se perpetúa puede generar hipertensión, infecciones, infarto o cáncer. Varios estudios demostraron que los más vulnerables frente a ese mecanismo son los viudos", dice.

"El inmenso y fascinante campo de los aspectos conductuales y emocionales de los humanos, si bien se ha avanzado en su conocimiento, ofrece aún enigmas difíciles de entender e interpretar desde el modelo biomédico", señala Roberto Kaplan, médico consultor en geriatría del Hospital Italiano de Buenos Aires.

Esos enigmas pueden hacer posible que morir de amor sea un hecho tan real como poético y muy doloroso.

   
Autor: Eliana Galarza Fuente:Clarín
>>ir al Link
   



Untitled Document

 
 
geriatrico
 
 
 
geriatrico
 
geriatrico
 
 
 
geriatrico
 

 

geriatrico
 
geriatrico
 


 

Oficinas de Portalgeriátrico - Teléfonos : 4720-8853 / 4720-1267 L a V de 11 a 18hs
PORTALGERIATRICO ® COPYRIGHT 2001 version 3.0 Aviso Legal