banner
HOME     BUSCAR RESIDENCIAS COMO ASOCIARME CONTACTENOS
banner
 



3
NOTAS
Generales
 






   
Los mejores años de tu vida vienen ya
 
       
imprimir
imprimir
     
   

Los mejores años de tu vida vienen ya
La juventud comienza a los cincuenta

Getty Images
Los 50 son tu oportunidad de oro para concretar pendientes
María Jesús Ribas

Entrar en la madurez no impide seguir disfrutando de una vida saludable y placentera: es una oportunidad de oro para vivir con plenitud e intensidad renovadas, y concretar muchos desafíos vitales pendientes. Si mantienes una actitud positiva, vives el presente, te abres a nuevas experiencias, y huyes de la rutina y la soledad, puedes experimentar "los mejores años de la vida".
Amigos, fuente de juventud
¿Quieres vivir más años y mejor? ¡Cultiva, amplía y riega tu círculo de amistades! Los buenos amigos, aquellos que están siempre allí, para compartir los buenos y malos momentos y para dar una mano cuando se los necesita, también ayudan a vivir más.

Un equipo de científicos australianos de la Universidad de Flinders ha estudiado la forma en que los distintos factores sociales, de salud y estilo de vida han influido en la tasa de supervivencia de más de mil 500 personas mayores de 70 años.
Se preguntó a los mayores la frecuencia de su contacto, personal o telefónico, con amigos, familiares, niños y confidentes, y durante la década siguiente se controló su salud.

Los expertos han comprobado que el contacto con los amigos puede prolongar la expectativa de vida de las personas mayores, más que las relaciones con sus propios familiares y los niños.

Según el estudio australiano, los amigos ayudan a reducir los sentimiento de depresión y ansiedad en tiempos difíciles y estimulan el auto-cuidado de la salud. Quienes disfrutan de un gran grupo de amistades tienden a vivir más años, y este factor es evidente incluso cuando la persona mayor ha sufrido grandes pérdidas como la de su esposa o algún pariente cercano.

Siete consejos para disfrutar ahora
"Cruzar la barrera de los cincuenta años no supone un impedimento sino una oportunidad de vivir la vida con una plenitud e intensidad renovadas, y concretar muchos retos personales pendientes, ahora iluminados por la experiencia", señalan las psicólogas clínicas Isabel Vaquerizo e Irene Alonso.

Ambas expertas explican cómo
gozar de una buena salud física, psicológica, emocional e intelectual, durante "una madurez que no hay que lamentar sino disfrutar".
• Busca lo nuevo, pasa a la acción. Si le buscas continuamente el sentido a tu vida, mantienes dándole vueltas a las cosas o te preguntas por qué haces cada una de ellas, sólo surgirán cada vez más interrogantes y aumentará la confusión. Si en vez de filosofar simplemente te limitas a hacer las cosas pequeñas de cada día como hacer gimnasia o mantenerte activo, al cabo de un tiempo cobrarán sentido y te producirán bienestar. La acción es decisiva, porque la conducta influye sobre las ideas y los sentimientos, y además puede modificarse, ya que la hemos aprendido a lo largo la vida, y no es una característica genética que nos hace ser de una manera invariable. Ocupar la mente en cosas prácticas resta espacio a los pensamientos destructivos.
• Descubre las ventajas de la edad. Destierra los viejos tópicos sobre la vejez, como que falla la memoria, surgen más problemas y hay que quedarse tranquilo. Deja de repetirte: "ya no me puedo meter en cosas así, estoy mayorcito para esas cosas, ya se me pasó el cuarto de hora o no estoy para esos trotes...". En vez de esas ideas, que suponen un peso que te oprime e impide actuar, repítete a ti mismo que vale la pena arriesgarse, complicarse la vida, plantearse nuevos retos y proyectos, hacerse consciente de que se tiene mucho tiempo por delante.
• Recupera los retos y la diversión. Ahora que dispones de más tiempo, libertad y tranquilidad, puedes encarar proyectos o aficiones inéditos como la fotografía, la pintura o un idioma. Busca aficiones que den sentido al nuevo tiempo libre, en vez de caer en el abandono o la inactividad. También puedes abordar aquellas actividades que te hubiera gustado efectuar, pero no pudiste concretar debido a una situación familiar complicada u otros impedimentos; es hora de materializar los sueños y proyectos postergados, por ejemplo, completar algún estudio.
Elige cualquier actividad, la que te resulte más fácil o atractiva, pero no te desanimes porque de entrada te resulte difícil o insatisfactoria: al principio toda empresa puede ser ardua y sólo después de un esfuerzo comienza a dar frutos y bienestar.
Convéncete de que vas a luchar por conseguirlo, y a menos que sientas un claro rechazo que te indique que no te gusta el camino elegido, date tiempo sin pretender obtener resultados rápidos: si comienzas a practicar yoga, pueden ser necesarias 10 ó 20 clases para comenzar a disfrutar los primeros resultados perceptibles.
• Rodéate de afectos. El ser humano es gregario y no puede estar ni sentirse bien sin relacionarse con sus semejantes. En vez de asumir una actitud pasiva, ve a buscar a la gente y cultiva tus habilidades sociales, como opinar, proponer, hacer y aceptar críticas. No se trata de conseguir amigos a toda costa, aceptando a quienes no te satisfacen, accediendo a todo, o sacrificando tus opiniones y forma de ser, sino buscar relaciones personales estimulantes y enriquecedoras. Tampoco seas demasiado exigente con tus relaciones, pasando por la lupa todas sus palabras, conductas y omisiones, ni midiendo lo que les das y recibes de ellos. Pide aclaraciones si tienes alguna duda de lo que quieren significar. Los amigos son como líneas, que en un momento pueden converger, pero después divergir, debido a los cambios que sufren las personas, y que la única razón que justifica la amistad es sentirse uno a gusto con el otro y compartir ciertos intereses.
• Presta atención a lo que llega. Intenta ser flexible y adaptarte a los nuevos tiempos internos y externos: tanto su organismo y realidad familiar, como la sociedad y el mundo en que vivimos, van cambiando y la madurez implica otro cambio, que abre nuevas posibilidades.
• Deja de lado el culto a la juventud y sé consciente de que gracias al aumento de la expectativa de vida y los avances médicos, a partir de la quinta década, tienes tiempo por delante y capacidad para hacer casi todo lo que te propongas.
• No te cortes las alas ni impongas límites: encara proyectos, participa en cursos o tertulias, y prueba actividades de todo tipo que te gusten hasta dar con las más adecuadas.
¡Disfrutará cumpliendo años!

   
Autor: María Jesús Ribas
>>ir al Link
   



Untitled Document

geriatrico
geriatrico
 
geriatrico
 
 
 
geriatrico
 
 
 
 

 


 

Oficinas de Portalgeriátrico - Teléfonos : 4720-8853 / 4720-1267 L a V de 11 a 18hs
PORTALGERIATRICO ® COPYRIGHT 2001 version 3.0 Aviso Legal