banner
HOME     BUSCAR RESIDENCIAS COMO ASOCIARME CONTACTENOS
banner
 



3
NOTAS
Cuidados
 






   
Autocuidado del Adulto Mayor.
 
       
imprimir
imprimir
     
   

Autocuidado del Adulto Mayor.


Cuide sus Piernas y Pies
Para el buen funcionamiento y mantención de la movilidad y deambulación de los adultos mayores, se requiere de un pie sano y funcional. Muchos problemas comunes de los pies resultan de los años de desgaste, del calzado inapropiado o del mal cuidado de las uñas, entre otros.
El pie puede ser un indicador del estado general de la salud. Existen enfermedades sistémicas que se manifiestan a través de ellos, como la diabetes, artrosis, artritis, etc.
En las piernas, la enfermedad más frecuente son las várices, que se producen cuando las válvulas internas de las venas se deterioran y son incapaces de funcionar de manera adecuada; es decir, la circulación se hace más lenta. Esto causa la acumulación de la sangre y, por ende, las várices o venas varicosas.

Consejos de Autocuidado de Piernas y Pies
- Es aconsejable que se lave todos los días los pies y que los seque cuidadosamente con una toalla suave (sin frotar), en especial entre los dedos.
- Es bueno que el adulto mayor use una crema para prevenir las heridas en los pies.
- Debe ocupar calcetines limpios de algodón, para evitar la humedad y los hongos.
- Procure usar zapatos o zapatillas de levantarse bien ajustados, para así evitar caídas. No debe andar descalzo.
- Si los dedos de los pies están muy juntos, debe usar separadores de algodón para prevenir heridas entre ellos.
- El corte de las uñas debe ser recto y, en lo posible, realizado por el podólogo.
- No utilice productos para los pies, a menos que los haya prescrito el médico.
-Mantenga pies y piernas a una temperatura constante.
- No es recomendable aplicar calor directo, como, por ejemplo, guateros.
- Evite prendas que impidan la circulación.
- Evite fumar, porque el cigarro limita aún más la circulación.
- Es aconsejable ocupar medias elásticas durante el día, ya que mejoran la circulación.
- Trate de efectuar ciertos ejercicios, como elevar las piernas; y si permanece mucho tiempo sentado, debe tratar de mover los pies en círculo un par de veces.
- Cuando está sentado, no tiene que cruzar las piernas.
- También tiene que caminar, para prevenir las várices.
Cuide su Dentadura y Evitará Dolores
Existe la creencia errónea, entre las personas en general, de que la pérdida dental es una consecuencia natural del envejecimiento. Sin embargo, ésta casi siempre se debe a una limpieza deficiente de la cavidad bucal. Además, ésta determina, en cierta medida, la mala nutrición, puesto que limita la variedad de alimentos, ya que los de consistencia dura no pueden masticarse.

Consejos de Autocuidado de la Cavidad Bucal
Todas las personas deben acudir a una revisión al dentista a lo menos una vez al año.
Tenga presente la importancia de los dientes y una correcta limpieza bucal.
La limpieza debe realizarse después de cada comida; es decir, cuatro veces al día.
Si está desdentado, en lo posible, debe usar prótesis, que tiene que lavar diariamente con un cepillo ancho y blando.
Debe sacarse las prótesis cada día por 15 a 30 minutos.
Si usa prótesis, tiene que dormir con ellas, siempre y cuando estén bien ajustadas; de lo contrario, es aconsejable que se las saque, porque podrían impedir la respiración.
Lleve al dentista sus prótesis, si están sueltas.
Lo más importante es que tanto los adultos mayores como cualquier persona, estén conscientes de que lo principal es una adecuada y constante limpieza de la lengua, mucosa, encías y dientes, los cuales debe lavar con un cepillo mediano-suave después de cada comida. De esta manera, estará evitando enfermedades, mal aliento, gasto de dinero en dentista y, sobre todo, la pérdida de sus piezas dentarias
Prepárese para Dormir Bien

Dormir adecuadamente todos los días es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo humano.
El insomnio es un problema subjetivo y relativo a la cantidad o calidad del sueño. En las personas, el tiempo de sueño es un fenómeno individual.
Al envejecer, las fases de sueño profundo son más cortas y el adulto mayor despierta con mayor frecuencia. Sin embargo, el tiempo total de sueño se reduce sólo un poco menos con respecto al de las personas más jóvenes.
Hay que tener presente que para algunas personas mayores el quedarse dormido puede estar relacionado con el "temor a la muerte", provocando, en consecuencia, un trastorno en el hábito del sueño.
La privación de dormir puede provocar varios síntomas y enfermedades, como pérdida de la memoria de corto plazo, reducción de la capacidad de atención, disminución de la coordinación motora, disminución de la capacidad para adaptarse, irritabilidad, etc.
Además, la ingesta insuficiente de nutrientes, en especial de proteínas, contribuye a los trastornos del sueño, al igual que la interacción entre los alimentos y los medicamentos.

Los Cambios del Sueño con el Envejecimiento Son:

-Aumento de las fases de vigilia nocturna.
-Mayor permanencia en la cama con menor tiempo de sueño.
-Anticipación de la hora de dormir y despertar.
-Sueño, generalmente, menos eficaz.
-Disminución del sueño profundo y del sueño REM (Movimientos oculares).

Algunos medicamentos asociados a los trastornos del sueño son:

Vigilia Excesiva
-Teofilina.
-Anfetaminas.
-Cafeína.
-Antiepilépticos.
-Alcohol.
-Nicotina.
-Triazolán.
-Hormonas tiroideas.
-Simpático-miméticos.

Somnolencia Excesiva
-Bensodiazepina.
-Antihistamínicos.
-Tricíclicos, en especial la Amitriptilina.
-Inhibidores de la monoaminooxidasa (MAO).
-Antihipertensivo (Clonidina).
-Diuréticos en general.

Consejos de Autocuidado del Sueño

- Trate de levantarse siempre a la misma hora.
-Realice ejercicios diarios, en lo posible, en la mañana.
-Controle el ambiente: temperatura adecuada, reducción de ruidos y de la luz.
-Trate de consumir comida ligera.
-Reduzca o elimine el alcohol, la cafeína y la nicotina.
-Desconéctese de las preocupaciones antes de acostarse.
-Resuelva los problemas durante la tarde.
-Acuéstese cuando sienta sueño.
-Evite dormir demasiado los fines de semana.
-Utilice técnicas de relajación.
-Use la cama sólo para dormir.
-Elimine la siesta, a menos que esté indicada.
-Levántese luego de 15 a 30 minutos, si no puede dormir.
-Duerma en el lugar que se encuentre más cómodo.

Comer Adecuadamente le Traerá Beneficios

En la etapa de adultez, la nutrición se convierte en algo muy importante para la salud física y emocional.
Las papilas gustativas desaparecen de una forma progresiva, sobre todo en la parte anterior de la lengua, por lo que disminuye la capacidad de diferenciar entre los sabores dulces y salados. Este hecho también influye al escoger los alimentos y puede determinar el consumo excesivo de dulce y/o de sal; por ende, es recomendable mantener una dieta equilibrada.
Para el adulto mayor, la menor sensación del gusto y del olfato reduce, a veces, las posibilidades de disfrutar de la comida, lo que favorece la menor ingesta de alimentos.
Otro de los problemas frecuentes es el de la dentición, como la pérdida de piezas dentales, que reducen la fuerza masticatoria. Todo lo mencionado influye en la selección de los alimentos y motiva una menor ingesta de frutas y vegetales, que constituyen fuentes esenciales de fibra dietética. La posibilidad de masticar con prótesis es mucho menor, si se compara con la de los dientes naturales.
La ingesta hídrica es otro de los aspectos esenciales de la nutrición. Las personas mayores muestran un mayor riesgo de deshidratación, debido a un descenso del agua orgánica total.

Consejos de Autocuidado de la Alimentación

Consuma alimentos variados, que contengan proteínas, hidratos de carbono, lípidos, sales minerales, como magnesio, hierro, zinc, cromo, selenio, yodo, fósforo, calcio y vitaminas.
Consuma regularmente alimentos ricos en fibras, como salvado de trigo, porotos, arvejas, lentejas, peras, manzanas, naranjas, plátanos, zanahorias, brócolis, espinacas, etc.
Consuma preferentemente carnes blancas, como pollo, pavo o pescado, o carnes rojas magras.
Evite el uso excesivo de sal y azúcar.
Debe beber, mínimo, dos litros de agua diarios.
La última comida debe ingerirse entre las 19:00 y 20:00 horas y se debe permanecer activo, a lo menos, hasta una hora antes de acostarse.
Disminuya el consumo de alimentos fritos. Debe preferir los preparados al horno, asados, a la plancha o cocidos al vapor.
Debe evitar tener ayunos prolongados; en lo posible, debe ingerir cuatro comidas diarias.
Procure mantener su peso ideal, de acuerdo a su talla, edad y estatura.

Cuide la Digestión


En el adulto mayor, a causa del envejecimiento, se produce con frecuencia estreñimiento, que es el estado en que el individuo experimenta un cambio en la función intestinal normal, caracterizado por una reducción de la frecuencia y/o por la eliminación de heces secas y duras.
La escasa ingesta de líquidos y de actividad física, el poco consumo de fibra, la disminución del tono muscular abdominal, contribuyen a agravar este problema.
Las hemorroides o fisuras anales pueden producir dolor al hacer esfuerzo, causando que la persona adulta, consciente o inconscientemente, evite defecar.
La inactividad prolongada aumenta el riesgo de estreñimiento, al igual que los factores ambientales de cambios de rutinas, como viajar, el empleo de chata, etc.

Consejos de Autocuidado de la Digestión

-Procure crearse un hábito diario para la eliminación intestinal.
-Trate de establecer una hora determinada para defecar. Por ejemplo, 10 a 15 minutos después del desayuno, con la ingesta de una bebida caliente, para facilitar el movimiento intestinal.
-Trate de no esperar el último momento para ir al baño.
-Evite, en lo posible, el uso de laxantes.
-Para una adecuada digestión debe consumir alimentos ricos en fibras, como frutas y legumbres, y tomar unos dos litros de agua diarios.
-Es aconsejable instalar barandas en el baño para que pueda apoyarse.
-Converse con la familia para lograr una mayor intimidad y comodidad al momento de ir al baño.
-Aprenda técnicas de relajación.
-Es importante desarrollar actividad física periódica y regular.

Comer Adecuadamente le Traerá Beneficios

En la etapa de adultez, la nutrición se convierte en algo muy importante para la salud física y emocional.
Las papilas gustativas desaparecen de una forma progresiva, sobre todo en la parte anterior de la lengua, por lo que disminuye la capacidad de diferenciar entre los sabores dulces y salados. Este hecho también influye al escoger los alimentos y puede determinar el consumo excesivo de dulce y/o de sal; por ende, es recomendable mantener una dieta equilibrada.
Para el adulto mayor, la menor sensación del gusto y del olfato reduce, a veces, las posibilidades de disfrutar de la comida, lo que favorece la menor ingesta de alimentos.
Otro de los problemas frecuentes es el de la dentición, como la pérdida de piezas dentales, que reducen la fuerza masticatoria. Todo lo mencionado influye en la selección de los alimentos y motiva una menor ingesta de frutas y vegetales, que constituyen fuentes esenciales de fibra dietética. La posibilidad de masticar con prótesis es mucho menor, si se compara con la de los dientes naturales.
La ingesta hídrica es otro de los aspectos esenciales de la nutrición. Las personas mayores muestran un mayor riesgo de deshidratación, debido a un descenso del agua orgánica total.

Consejos de Autocuidado de la Alimentación

Consuma alimentos variados, que contengan proteínas, hidratos de carbono, lípidos, sales minerales, como magnesio, hierro, zinc, cromo, selenio, yodo, fósforo, calcio y vitaminas.
Consuma regularmente alimentos ricos en fibras, como salvado de trigo, porotos, arvejas, lentejas, peras, manzanas, naranjas, plátanos, zanahorias, brócolis, espinacas, etc.
Consuma preferentemente carnes blancas, como pollo, pavo o pescado, o carnes rojas magras.
Evite el uso excesivo de sal y azúcar.
Debe beber, mínimo, dos litros de agua diarios.
La última comida debe ingerirse entre las 19:00 y 20:00 horas y se debe permanecer activo, a lo menos, hasta una hora antes de acostarse.
Disminuya el consumo de alimentos fritos. Debe preferir los preparados al horno, asados, a la plancha o cocidos al vapor.
Debe evitar tener ayunos prolongados; en lo posible, debe ingerir cuatro comidas diarias.
Procure mantener su peso ideal, de acuerdo a su talla, edad y estatura.

Cuide la Digestión


En el adulto mayor, a causa del envejecimiento, se produce con frecuencia estreñimiento, que es el estado en que el individuo experimenta un cambio en la función intestinal normal, caracterizado por una reducción de la frecuencia y/o por la eliminación de heces secas y duras.
La escasa ingesta de líquidos y de actividad física, el poco consumo de fibra, la disminución del tono muscular abdominal, contribuyen a agravar este problema.
Las hemorroides o fisuras anales pueden producir dolor al hacer esfuerzo, causando que la persona adulta, consciente o inconscientemente, evite defecar.
La inactividad prolongada aumenta el riesgo de estreñimiento, al igual que los factores ambientales de cambios de rutinas, como viajar, el empleo de chata, etc.

Consejos de Autocuidado de la Digestión

-Procure crearse un hábito diario para la eliminación intestinal.
-Trate de establecer una hora determinada para defecar. Por ejemplo, 10 a 15 minutos después del desayuno, con la ingesta de una bebida caliente, para facilitar el movimiento intestinal.
-Trate de no esperar el último momento para ir al baño.
-Evite, en lo posible, el uso de laxantes.
-Para una adecuada digestión debe consumir alimentos ricos en fibras, como frutas y legumbres, y tomar unos dos litros de agua diarios.
-Es aconsejable instalar barandas en el baño para que pueda apoyarse.
-Converse con la familia para lograr una mayor intimidad y comodidad al momento de ir al baño.
-Aprenda técnicas de relajación.
-Es importante desarrollar actividad física periódica y regular.

La Incontinencia Urinaria y Fecal Puede Tratarse

La incontinencia, que es la pérdida involuntaria de orina o heces, puede constituir el problema higiénico y social más molesto para el adulto mayor. Esta incapacidad de retención conduce al deterioro de las capacidades funcionales, del estado físico y de la calidad de vida.
Los adultos mayores que experimentan incontinencia urinaria sufren sentimientos de culpabilidad y pérdida de la autoestima y autoconfianza. La respuesta común a esta disfunción es una reacción depresiva de inseguridad y apatía.
La incontinencia urinaria se presenta en la población de adultos mayores en un 18%; y en un 35%, en los mayores hospitalizados. Entre el 30% y 50% de los casos, son incontinencias urinarias transitorias.
En los adultos mayores, el efecto del envejecimiento se traduce en una reducción de la capacidad vesical, en un aumento de la frecuencia de la micción, debilidad del esfínter y variación de la urgencia para orinar; ésta puede no sentirse hasta que la vejiga esté completamente al borde de su capacidad.

Factores de Riesgo
- Ser Mujer.
-Enfermedad aguda.
-Infección crónica de las vías urinarias.
-Hiperplasia prostática en el hombre.
-Estreñimiento fecal.
-Deterioro neurológico.
-Ambiente nuevo o cambio de casa.
-Alteración de la movilidad.
-Alteraciones psicológicas.
-Las infecciones de las vías urinarias constituyen uno de los problemas de salud más comunes en esta etapa de la vida. Ésta es, algunas veces, asintomática; pero, por lo general, es acompañada de fiebre y/o vómitos.

Los Tipos de Incontinencia Son:

Incontinencia de Urgencia: Es la emisión involuntaria que tiene lugar poco después de sentir una fuerte urgencia de orinar.

Incontinencia de Estrés: Es la pérdida de orina que tiene lugar con el aumento de la presión intraabdominal provocada por la debilidad del suelo pélvico y los músculos elevadores del ano.

Incontinencia Refleja: Es la pérdida involuntaria de orina causada por la realzación del arco reflejo de la médula espinal, en ausencia de un control neural más potente.

Incontinencia Funcional: Constituye la incapacidad de ir al baño a tiempo a causa de barreras ambientales, disfunción cognitiva, limitaciones físicas, etc.

El consumo de algunos medicamentos puede influir en la manifestación de incontinencia urinaria. Éstos son:
Los diuréticos, que aumentan el volumen de la orina, la frecuencia y la urgencia. Deben ser administrados durante el día, si no existe una contraindicación médica.
Los antidepresivos, el alcohol, los tranquilizantes y los fármacos ansiolíticos, que reducen la motivación hacia la continencia.

Consejos de Autocuidado de la Incontinencia Urinaria

- Beba más de dos litros de líquido diariamente.
-Planifique, a grandes rasgos, el horario de beber agua. Por ejemplo, en la mañana tomar más de un litro. El litro restante repartirlo durante el día, de preferencia antes de las 20:00 horas.
-Trate de ejercitar la musculatura que comprende la vagina y el ano. De esta manera, estará controlando, más fácilmente, esfínteres.
-Mantenga una dieta equilibrada, rica en fibras, frutas y verduras frescas.
-Evite el uso de laxantes que creen dependencia.
-Intente ir al baño lo antes posible ante la necesidad de evacuar.
-Se deben resolver las barreras ambientales, como tener a mano la bacinica o chata durante la noche.
-Si puede, instale barras en el baño para apoyarse y afirmarse.
-Es aconsejable mantener una luz encendida en el pasillo que conduzca al baño.
-Deje la puerta del baño entreabierta.
-Realice ejercicios que mejoren la movilidad y destreza de la musculatura que regula la micción.
-Dé a conocer cualquier signo de infección. Los síntomas más comunes son el no sentirse bien, la falta de apetito, orina con mal olor, ausencia de orinas claras y desorientación.
-Trate de usar la ducha en vez de la tina, para así evitar que las bacterias entren en la uretra.
-Vacíe la vejiga por completo, lo que se consigue con una postura corporal erguida.
-Favorezca la expresión verbal de la ira, la frustración, la indefensión.
-Debe usar prendas de vestir fáciles de sacar.
-Realice actividades recreativas y sociales.

Incontinencia Fecal
La incontinencia fecal es el escape involuntario de las heces. Esta varía de un manchado de la ropa interior hasta la emisión de un gran volumen, con la consiguiente molestia y malos olores, tanto para el adulto mayor como para su cuidador o familia. Los mayores problemas se presentan en personas que tienen dificultad de moverse, porque ellos están más predispuestos al estreñimiento.
Factores que favorecen la incontinencia fecal:
Estreñimiento.
Ausencia de alimentos con fibras.
Sedentarismo.
Escasa ingesta de líquidos.

Consejos de Autocuidado de la Incontinencia Fecal

Intente reiniciar un programa de educación intestinal. Por ejemplo, acuda al baño luego del desayuno o del almuerzo.
Debe beber dos litros de agua diarios, preferiblemente antes de las 20:00 horas.
La ingesta de alimentos debe ser rica en fibras, frutas y verduras.
Realice ejercicios diarios, tales como caminar.
Se debe observar al adulto mayor, con el fin de detectar, en forma precoz, una apatía o retraimiento, para llevarlo al médico en el tiempo oportuno de prevención
Permanezca Activo y Evite la Inmovilidad

La inmovilidad puede definirse como la reducción de la capacidad para desempeñar actividades de la vida diaria por deterioro de funciones relacionadas con el sistema neuro-músculo-esquelético.
Es uno de los grandes problemas que presentan los adultos mayores. Las causas de la pérdida de la movilidad son variadas. Algunas veces se debe a dolores, ingesta de fármacos, nutrición deficiente, debilidad, depresión, falta de motivación, deterioro sensorial, temor a las caídas, después de un reposo prolongado en cama, sin actividad física.
La inmovilidad también puede estar provocada por fracturas, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedades vasculares periféricas, como úlcera varicosa; enfermedad arterial coronaria, insuficiencia cardíaco-congestiva, accidentes vasculares cerebrales, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson, artritis, osteoporosis, alteraciones malignas, lesiones a la médula espinal y cirugías.
Los efectos de la inmovilidad en los adultos mayores pueden ser irreversibles, si no se realizan terapias de manera precoz. El tejido articular continuará siendo elástico sólo mientras dure el movimiento.

A medida que la movilidad se deteriora, la persona puede experimentar muchas reacciones psicológicas, tales como ira, retraimiento, depresión, cambio del autoconcepto y dependencia.

Consejos de Autocuidado para la Movilidad

Establezca un programa de actividad física y rehabilitadora, con el objetivo de incrementar la fuerza y resistencia musculares, y activar las articulaciones.
Tenga una adecuada postura, tanto de pie, como sentado y acostado.
Infórmese sobre la importancia de una equilibrada nutrición.
Frente a alteraciones inflamatorias de las articulaciones, se deben evitar las posiciones que produzcan deformidades, como el agacharse o sentarse por un tiempo demasiado extenso.
Tenga varias actividades que ayuden a la utilización de diferentes articulaciones y músculos del cuerpo.
Es aconsejable el empleo de ambas muletas en el caso de requerirlo.
El uso de andadores contribuye a una deambulación más segura.
Si usted está con personas con graves problemas de movilidad, le puede recomendar el uso de silla de ruedas.
Trate de realizar algún tipo de actividad física y/o recreativa, y aprenda a usar su tiempo libre de manera entretenida.
Su familia debe estar atenta ante signos de depresión a causa de la pérdida de su capacidad funcional.

Evite Caídas

Uno de los porcentajes más altos de daños en la salud del adulto mayor radica en las caídas, que son bastante frecuentes. De ahí la importancia de su prevención. Algunas veces son una alerta de enfermedad y son causa de pérdida de autonomía funcional.
Cuando el adulto mayor se ha caído ya una vez, corre el riesgo de sufrir otras caídas adicionales.
La fractura de cadera es la lesión más común entre los adultos mayores.
Por otra parte, en los ojos entra menos luz, provocando la reducción de la agudeza visual.
La alteración visual de la profundidad de percepción hace que el adulto mayor no juzgue bien las distancias, hecho que posibilita las caídas en escaleras.
Además, la disminución de la fuerza muscular, la aparición de rigidez en las articulaciones y la mala coordinación, crean situaciones de alto riesgo.
El movimiento lento también es un indicador neurológico de desequilibrio y de caídas potenciales.
Hay otros factores que inciden muchísimo en los riesgos de caídas, como son los problemas de callos y juanetes en los pies, o la desorientación y pérdida de la memoria.
Entre los elementos ambientales están las alfombras arrugadas, la iluminación deficiente, las superficies resbaladizas, mobiliario excesivo, amontonado e inestable, cambios en la distribución de los muebles.
Usted puede disfrutar la vida, estar con sus amigos, visitar a su familia, realizar actividades físicas y recreativas, sólo debe tomar precauciones.

Consejos de Autocuidado para Evitar Caídas

- Debe controlarse la visión una vez al año con el oftalmólogo.
-Use luces nocturnas adecuadas para que no se deslumbre.
-Evite las superficies brillantes.
-Debe evitar mirar directamente a las luces, como, por ejemplo, la de los autos, al atravesar la calzada.
-Puede usar anteojos oscuros para reducir el brillo deslumbrante.
-Los anteojos deben estar siempre a mano y limpios.
-Aprenda a levantarse de la cama en tres tiempos. Sentarse, poner los pies sobre el suelo y luego levantarse.
-Retire las barreras y la aglomeración de objetos en los ambientes del hogar, para facilitar su desplazamiento dentro de la casa.
-Si puede, utilice zapatos o zapatillas antideslizantes.
-Existen varias normas de seguridad dentro de los hogares en los que vive un adulto mayor que deben ser consideradas para prevenir caídas.

Algunas de ellas son:

-El suelo debe estar seco y no debe ser resbaladizo. Si tiene alfombra, ésta debe ser antideslizante.
-Aumentar la iluminación en áreas de riesgos, como escaleras, baños y dormitorios.
-Reducir el deslumbramiento de las ampolletas, cambiando su posición o colocándoles una pantalla.
-Poner interruptores al comienzo y al final de las escaleras, las cuales deben tener un adecuado pasamanos para que el adulto mayor pueda afirmarse.
-El asiento del inodoro debe tratar de elevarse o, al menos, instalar barras para que la persona pueda apoyarse.
-Colocar bandas de goma adhesiva y alfombras que eviten resbalarse en la ducha y en el piso del baño.
-Ajustar la altura de la cama desde la rótula de las personas al suelo. La más segura es de 45 cm.
-Los bordes del colchón deben ser lo bastante firmes, y no blandos, para dar apoyo a la persona sentada, sin riesgo de resbalar.
-Reorganizar los utensilios de la cocina para tener que evitar el agacharse o tener que alzarse.
-Colocar las perillas del gas de manera segura e indicada para la posición de encendido y apagado.
-Tratar de mantener la temperatura, durante el invierno, al interior de la casa, en alrededor de 22 grados.

No se Aísle de sus Seres Queridos ni de la Sociedad

El adulto mayor tiene más dificultad para establecer nuevas amistades y encontrar personas de su edad. De esta manera, se van generando ciertas situaciones de aislamiento y soledad a medida de que las personas envejecen.
Al mismo tiempo, el adulto mayor adquiere otros roles, como el cambio de padre a abuelo, de esposo a viudo, de trabajador a jubilado, etc.
Todos estos factores influyen para el aislamiento social, que se define como la soledad experimentada por un individuo que percibe la situación como impuesta por los demás y como un estado negativo o amenazante.
La soledad es la percepción de un contacto humano insuficiente y puede provenir del aislamiento social, que puede ser consecuencia de la falta de satisfacción de una persona mayor con su propio cuerpo, originada por la pérdida de movilidad o por incapacidad para funcionar.
En general, los problemas físicos, como los cambios en el aspecto, la incontinencia y otros factores, son determinantes para las personas al establecer una imagen corporal y autoconcepto positivos.
Es importante que el adulto mayor busque nuevas formas de relacionarse y que la familia lo estimule a ello, para evitar el aislamiento social, que puede conducir a un rápido deterioro de las habilidades interpersonales.

Consejos de Autocuidado para Evitar el Aislamiento Social

Solucione, en lo posible junto a su familia, las barreras y problemas que afecten la seguridad, la movilidad y las alteraciones funcionales del organismo.
Trate de mantener cierto grado de sociabilidad con sus pares y con su grupo familiar.
Converse con sus familiares para que mantengan contacto telefónico o físico con usted.
Busque ayuda para realizar actividades recreativas que le parezcan interesantes.
Participe en alguna organización de personas de su misma edad.
Considere la posibilidad de tener una mascota.
Trate de desarrollar relaciones con una o dos personas para que pueda contarles sus sentimientos.
Intente hablar sobre sus sentimientos de soledad y de baja autoestima.
Es aconsejable usar terapia musical, porque favorece la comunicación acerca de tiempos más felices y los comentarios sobre la vida en el presente.

Sepa Reconocer los Trastornos del Ánimo

Los trastornos o cambios de ánimo se manifiestan a través de una gran cantidad de síntomas, como el humor, el llanto, la tristeza, ideas, comportamientos suicidas, pesimismo, indefensión, indecisión, preocupación, culpabilidad, vergüenza, sentimientos de inutilidad, fatiga, falta de energía, apatía, retraimiento social, escasa memoria, desconcierto, poca capacidad de atención, anorexia, estreñimiento, desinterés general, etc.
Es necesario tener en cuenta que los riesgos de suicidio aumentan con la edad, en especial, entre los varones solteros, enfermos y de mayor edad.
Las causas más comunes de la depresión son la pérdida de la salud, de la autonomía, de seres queridos, de roles y la reducción de la autoestima.

Consejos de Autocuidado

- Hay que intentar, dentro de lo posible, aceptar las limitaciones propias del envejecimiento.
-Trate de ocupar su tiempo libre en actividades que le agraden e intente incorporarse a organizaciones comunitarias acordes a su edad.
-La familia puede ayudarle a ordenar sus hábitos de vida, alimentación equilibrada, ejercicios físicos controlados, descanso reparador, para que el sistema nervioso se recupere adecuadamente.
-Trate de realizar algunas tareas dentro de su ámbito, para sentirse útil. Por ejemplo, ayudar en la cocina, en el jardín; o haciendo algo que lo entretenga, como leer, pintar, tejer, etc.
-Converse sobre sus inquietudes personales con su familia.
-Si persisten los síntomas depresivos por más de veinte días, se debe consultar a un especialista.

Esté Atento a los Trastornos Cognitivos
La demencia puede ser definida como un síndrome caracterizado por el deterioro adquirido y persistente de la función intelectual, con el compromiso de, al menos, tres áreas de la actividad mental, como trastornos del lenguaje, de la memoria y de las habilidades viso-espaciales; trastornos emocionales o de la personalidad; y trastornos cognitivos.
La demencia que se puede presentar con la vejez, en personas con más de 80 años, es consecuencia de varias causas. La enfermedad de Alzhaimer se da aproximadamente en un 50% de los adultos mayores. Un 15% corresponde a demencias, un 22% a causas mixtas y un 13% a otros orígenes.
El síntoma inicial es el trastorno de la memoria reciente, de forma episódica, acompañada de fallas en la orientación témporo-espacial. Asimismo, son frecuentes los trastornos afectivos, con tendencia a la depresión, irritabilidad y cambios de carácter.
Luego, cuando la demencia avanza a una moderada, se pierde aún más la memoria. Comienza a fallar la lectura, la escritura y el cálculo. En el adulto mayor se produce una tendencia al retraimiento y a la indiferencia afectiva.
La demencia grave se percibe cuando al adulto mayor le resulta difícil comunicarse, su deterioro intelectual es total. En este período, la incontinencia es frecuente y se producen otros trastornos, como el alimentario, alteración de la marcha y movilidad; reduciendo a la persona a una vida vegetativa.
Al comienzo de la enfermedad, los signos son sutiles y el adulto mayor puede no darse cuenta, e incluso estar consciente de ellos. Sin embargo, reacciona negativamente. Por otra parte, la familia refuerza esta actitud, ignorando la situación, lo que empeora más la enfermedad, transformándose en progresiva.
Los cambios ambientales pueden producir desorientación y ser uno de los desencadenantes de la demencia. El dejar de efectuar ciertas actividades influye negativamente e incide en un desarrollo más rápido del trastorno cognitivo.

Consejos de Autocuidado para Evitar Trastornos Cognitivos

-Frente a un estado de confusión y pérdida de la memoria, de manera brusca, consulte inmediatamente a un especialista, porque puede ser una manifestación de un cuadro infeccioso agudo.
-Es importante que la familia logre identificar un mecanismo que le permita entender los requerimientos del adulto mayor.
-La familia debe tratar de sacar provecho en las oportunidades en que la persona presenta un mayor grado de lucidez.
-Se tiene que establecer una comunicación con el adulto mayor, enunciando repetidamente su nombre.
-Hay que programarle al adulto mayor un horario para la vestimenta, alimentación, actividad física, sueño, etc.
-La persona mayor debe portar en forma continua una tarjeta de identificación que indique el nombre, dirección y teléfono.
Esté Atento a los Trastornos Cognitivos
La demencia puede ser definida como un síndrome caracterizado por el deterioro adquirido y persistente de la función intelectual, con el compromiso de, al menos, tres áreas de la actividad mental, como trastornos del lenguaje, de la memoria y de las habilidades viso-espaciales; trastornos emocionales o de la personalidad; y trastornos cognitivos.
La demencia que se puede presentar con la vejez, en personas con más de 80 años, es consecuencia de varias causas. La enfermedad de Alzhaimer se da aproximadamente en un 50% de los adultos mayores. Un 15% corresponde a demencias, un 22% a causas mixtas y un 13% a otros orígenes.
El síntoma inicial es el trastorno de la memoria reciente, de forma episódica, acompañada de fallas en la orientación témporo-espacial. Asimismo, son frecuentes los trastornos afectivos, con tendencia a la depresión, irritabilidad y cambios de carácter.
Luego, cuando la demencia avanza a una moderada, se pierde aún más la memoria. Comienza a fallar la lectura, la escritura y el cálculo. En el adulto mayor se produce una tendencia al retraimiento y a la indiferencia afectiva.
La demencia grave se percibe cuando al adulto mayor le resulta difícil comunicarse, su deterioro intelectual es total. En este período, la incontinencia es frecuente y se producen otros trastornos, como el alimentario, alteración de la marcha y movilidad; reduciendo a la persona a una vida vegetativa.
Al comienzo de la enfermedad, los signos son sutiles y el adulto mayor puede no darse cuenta, e incluso estar consciente de ellos. Sin embargo, reacciona negativamente. Por otra parte, la familia refuerza esta actitud, ignorando la situación, lo que empeora más la enfermedad, transformándose en progresiva.
Los cambios ambientales pueden producir desorientación y ser uno de los desencadenantes de la demencia. El dejar de efectuar ciertas actividades influye negativamente e incide en un desarrollo más rápido del trastorno cognitivo.

Consejos de Autocuidado para Evitar Trastornos Cognitivos

-Frente a un estado de confusión y pérdida de la memoria, de manera brusca, consulte inmediatamente a un especialista, porque puede ser una manifestación de un cuadro infeccioso agudo.
-Es importante que la familia logre identificar un mecanismo que le permita entender los requerimientos del adulto mayor.
-La familia debe tratar de sacar provecho en las oportunidades en que la persona presenta un mayor grado de lucidez.
-Se tiene que establecer una comunicación con el adulto mayor, enunciando repetidamente su nombre.
-Hay que programarle al adulto mayor un horario para la vestimenta, alimentación, actividad física, sueño, etc.
-La persona mayor debe portar en forma continua una tarjeta de identificación que indique el nombre, dirección y teléfono.
Esté Atento a los Trastornos Cognitivos
La demencia puede ser definida como un síndrome caracterizado por el deterioro adquirido y persistente de la función intelectual, con el compromiso de, al menos, tres áreas de la actividad mental, como trastornos del lenguaje, de la memoria y de las habilidades viso-espaciales; trastornos emocionales o de la personalidad; y trastornos cognitivos.
La demencia que se puede presentar con la vejez, en personas con más de 80 años, es consecuencia de varias causas. La enfermedad de Alzhaimer se da aproximadamente en un 50% de los adultos mayores. Un 15% corresponde a demencias, un 22% a causas mixtas y un 13% a otros orígenes.
El síntoma inicial es el trastorno de la memoria reciente, de forma episódica, acompañada de fallas en la orientación témporo-espacial. Asimismo, son frecuentes los trastornos afectivos, con tendencia a la depresión, irritabilidad y cambios de carácter.
Luego, cuando la demencia avanza a una moderada, se pierde aún más la memoria. Comienza a fallar la lectura, la escritura y el cálculo. En el adulto mayor se produce una tendencia al retraimiento y a la indiferencia afectiva.
La demencia grave se percibe cuando al adulto mayor le resulta difícil comunicarse, su deterioro intelectual es total. En este período, la incontinencia es frecuente y se producen otros trastornos, como el alimentario, alteración de la marcha y movilidad; reduciendo a la persona a una vida vegetativa.
Al comienzo de la enfermedad, los signos son sutiles y el adulto mayor puede no darse cuenta, e incluso estar consciente de ellos. Sin embargo, reacciona negativamente. Por otra parte, la familia refuerza esta actitud, ignorando la situación, lo que empeora más la enfermedad, transformándose en progresiva.
Los cambios ambientales pueden producir desorientación y ser uno de los desencadenantes de la demencia. El dejar de efectuar ciertas actividades influye negativamente e incide en un desarrollo más rápido del trastorno cognitivo.

Consejos de Autocuidado para Evitar Trastornos Cognitivos

-Frente a un estado de confusión y pérdida de la memoria, de manera brusca, consulte inmediatamente a un especialista, porque puede ser una manifestación de un cuadro infeccioso agudo.
-Es importante que la familia logre identificar un mecanismo que le permita entender los requerimientos del adulto mayor.
-La familia debe tratar de sacar provecho en las oportunidades en que la persona presenta un mayor grado de lucidez.
-Se tiene que establecer una comunicación con el adulto mayor, enunciando repetidamente su nombre.
-Hay que programarle al adulto mayor un horario para la vestimenta, alimentación, actividad física, sueño, etc.
-La persona mayor debe portar en forma continua una tarjeta de identificación que indique el nombre, dirección y teléfono.
Realice Actividad Física

La inactividad física en los adultos mayores ayuda a empeorar las dolencias típicas del envejecimiento. Perjudica el sistema cardiovascular, la estructura ósea e, incluso, limita la movilidad y precipita aún más la vejez.
Los ejercicios influyen en la producción de una serie de hormonas que protegen al hombre y a la mujer de la osteoporosis. Por ese motivo y muchos otros, es esencial que se establezca un programa de ejercicios antes de los 40 años de edad, para disminuir los riesgos del sedentarismo.

Algunos de los beneficios de realizar actividad física:

- Frena la atrofia muscular.
-Favorece la movilidad articular.
-Evita la descalcificación ósea.
-Hace más efectiva la contracción cardiaca.
-Aumenta la eliminación de colesterol y disminuye el riesgo de hipertensión.
-Reduce el riesgo de formación de coágulos, de trombosis y embolias.
-Disminuye el peligro de infarto.
-Aumenta la capacidad respiratoria y la oxigenación de la sangre.
-Refuerza el sistema nervioso.
-Frena las insuficiencias hormonales.
-Evita la obesidad.
-Conserva más ágiles y atentos los sentidos.
-Refuerza la actividad intelectual, gracias a la adecuada oxigenación cerebral.
-Contribuye, en gran medida, al equilibrio afectivo y a una visión más positiva de la vida.

Consejos de Autocuidado para una Adecuada Actividad Física

-Antes de comenzar con una rutina de ejercicios, se recomienda hacerse un chequeo médico.
-La actividad física debe realizarse de manera gradual, progresiva, con un precalentamiento inicial de 3 a 5 minutos, con el objetivo de adaptar el organismo al ejercicio.
-No deben realizarse ejercicios inmediatamente después de haber comido.
-Se debe tomar bastante líquido para compensar las pérdidas

   
   



Untitled Document

geriatrico
 
geriatrico
 
 
geriatrico
 
 
 
 
 
 

 

 
 
 


 

Oficinas de Portalgeriátrico - Teléfonos : 4720-8853 / 4720-1267 L a V de 11 a 18hs
PORTALGERIATRICO ® COPYRIGHT 2001 version 3.0 Aviso Legal