banner
HOME     BUSCAR RESIDENCIAS COMO ASOCIARME CONTACTENOS
banner
 



3
NOTAS
Consejos
 






   
Cuidados para la atención del paciente de edad
 
       
imprimir
imprimir
     
   

Es sabido que de la atención médica de las personas mayores forman parte, (dada la diversidad de síntomas), distintos especialistas de la salud, quienes muchas veces medican en base a la enfermedad a tratar, sin tener en cuenta la sumatoria de medicamentos que en las diversas visitas acumula el paciente.

Es por ello que para evitar la polifarmacia, el paciente debe contar con su médico de cabecera, quien debe regular y chequear su medicación de base a fin de que no se produzcan interacciones medicamentosas desagradables, secundarismos y/o acumulación de droga en sangre.

Asimismo, la toma de cada medicamento debe tener un orden horario, a veces en directa relación con las comidas, por ello se recomienda al personal a cargo del cuidado del paciente el uso de pastilleros con fecha y hora de la toma, a fin de evitar que en uno de los frecuentes descuidos u olvidos, se ingiera en más o en menos el mismo medicamento.

Además de regular la posología ( dosis), el médico de cabecera observará la forma de presentación del comprimido a tomar, ya que muchas veces los trastornos en la deglución impiden el cumplimiento fiel del tratamiento.

La dieta y el ejercicio deben ser parte del cuidado integral del paciente de edad. La calidad de los nutrientes, la presentación, la diversidad de gustos y olores, la condimentación y el respeto por las indicaciones médicas ante alguna patología ya declarada (diabetes, HTA, ateroesclerosis, gota, etcétera) son importantes. El ejercicio, que puede ser programado, deberá consistir en caminatas, evitando todo tipo de sobreexposición al esfuerzo.

Las consultas al médico de cabecera deberán ser regulares, y aún ante el mejor estado general no deben ser inferiores de tres al año. El chequeo médico con los controles de análisis clínicos y la posibilidad de efectuar radiografías deben tener una regularidad preventiva.

La vacunación, (entiéndase la indicada para esta edad), por ejemplo la gripe, comienza su campaña en el otoño y está indicada por las Instituciones oficiales, aunque siempre deben contar con la aprobación del médico.

La Pneumo 23 en los bronquiales crónicos y enfisematosos, previene la posibilidad de infecciones respiratorias y se recomienda para la gente mayor también en el comienzo del otoño.

La antitetánica, con una dosificación 0 - 1 - 12 meses, ofrece una inmunidad por 10 años, cosa valiosa para quienes están expuestos por incapacidad a accidentes domésticos, caídas, etcétera. En caso de viajes, las vacunas para el cólera y la fiebre amarilla podrán ser de requerimientos si se visita países endémicos.

Sobre cada uno de los ítems para la prevención de la salud geriátrica ya expuestos, habrá una complementación puntual en esta columna.

Con respecto a la prevención de los accidentes en la vida cotidiana, generadores de caídas y/o traumatismos con consecuencias que pueden ser de gravedad, los factores como la iluminación ambiente, la disposición del mobiliario, la adaptación de camas y sanitarios a la altura óptima para el paciente, la utilización de calzado antideslizante, barrales de apoyo en pasillos y baños, así como la instrumentación de bastones o trípodes, constituyen un capítulo al que detalladamente le damos forma en una nota preliminar.

Cuidados básicos en la alimentación
Es indispensable tener en cuenta que las necesidades energéticas están disminuidas en la tercera edad. Se necesita el 50 por ciento de la energía y no más, y se dará en forma de carbohidratos. Los requerimientos de proteínas están aumentados. Las necesidades de minerales, oligoelementos y vitaminas están incrementados.

El calcio, hierro, vitamina C, deben ser ajustados así como algunos oligoelementos importantes en la vejez como: el selenio, el zinc, el iodo y el cromo .

Una buena dieta persigue estos objetivos:
1) Debe ser equilibrada, variada y agradable al gusto y al olfato.
2) No debe contener alimentos nocivos, debe ser completa y de fácil digestión.
3) Es necesario que sea de su aceptación.
4) Tiene que incluir una buena ingesta de líquidos.
5) Se deben reducir al máximo posible los condimentos.

En el caso de presencia de alguna patología, es necesario revisar la composición de la dieta para que, cubriendo las necesidades calórico - proteicas no se perjudique la evolución de la enfermedad. (Por ejemplo: reducir el colesterol en la ateromatosis; las grasas en las cardiopatías, los azúcares en las diabetes).

Hay que suplementar con fibras los casos de estreñimiento, diverticulosis, hemorroides, etcétera.

A la hora de programar las dietas, hay que tener en cuenta las interacciones fármaco - nutrientes en los pacientes.

Es conveniente estimular a la persona mayor a realizar ejercicios programados para que le apetezca comer y al ingerir calorías las acompañe del resto de los nutrientes.

   
Fuente:www.enplenitud.com
   



Untitled Document

geriatrico
 
 
 
geriatrico
 
 
geriatrico
 
geriatrico
geriatrico
 

 

geriatrico
 
 


 

Oficinas de Portalgeriátrico - Teléfonos : 4720-8853 / 4720-1267 L a V de 11 a 18hs
PORTALGERIATRICO ® COPYRIGHT 2001 version 3.0 Aviso Legal