banner
HOME     BUSCAR RESIDENCIAS COMO ASOCIARME CONTACTENOS
banner
 



3
NOTAS
Calidad de Vida
 






   
Las cosas del comer
 
       
imprimir
imprimir
     
   

La malnutrición es uno de los principales problemas de los más mayores. Especialmente preocupantes son los casos de ancianos que comen poco y que van perdiendo tono físico paulatinamente hasta que llegan a desnutrirse, con el agravante de que este estado es difícil de detectar en una visita rutinaria al médico. Se calcula que en España hay al menos un 10 por ciento de personas mayores con déficits alimentarios, según un reciente estudio del Colegio de Farmacéuticos de Madrid. Sin embargo, muchos especialistas creen que ese porcentaje es sólo la punta del iceberg.

«Hay muchas personas mayores malnutridas. Las que tienen más riesgo son las que viven solas o en residencias. En esos casos se puede llegar al 20 por ciento de ancianos mal alimentados», explica el doctor Ribera. Las cifras de desnutrición en el propio domicilio oscilan entre el 3 y el 6 por ciento, según José Antonio Serra, jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid. La tasa de desnutridos llega al 70 por ciento en ancianos que ingresan en un centro gerontológico, según datos de un reciente informe elaborado por tres residencias de ancianos de Guipúzcoa.

Hoy el 30 por ciento de las mujeres de más de 75 años viven solas en nuestro país. Aunque parezca mucho, en Europa hay muchas más personas que afrontan su vejez en soledad: casi cuatro de cada diez en Francia o siete de cada diez en la ciudad de Berlín. Hay que vigilar, pues, faldas y pantalones que se caen, cuellos de camisa que empiezan a quedar grandes de repente o cinturones que se ciñen cada vez más. Para estar más seguros, no está de más pesarse cada tres meses.

A juicio del doctor Eduardo Hortoneda, secretario general de la Asociación de Médicos de Residencia, el número real de malnutridos en España debe de ser muy superior, a pesar de las cifras que se barajan: «La desnutrición real se desconoce porque a nadie le gusta reconocer que un anciano que tiene a su cargo, bien sea en una institución, un hospital o en el propio domicilio, presenta carencias alimentarias, sean del tipo que sean».

La desnutrición es, además, una fuente inagotable de males: «Los niveles de azúcar o grasa en sangre suben, hay estreñimiento, adelgazamiento, debilidad, apatía, mayor riesgo de enfermar, más fracturas, las heridas tardan más tiempo en curarse...», indica el citado especialista.

Pero, ¿por qué comen mal? Las razones son muchas: contar con mala dentadura, tener mala vista para cocinar, enfermedades crónicas, poca soltura de movimientos, no tener suficiente dinero para hacer una buena compra, no poder ir al mercado por sus propios medios... En otros casos hay problemas de mala absorción de alimentos por enfermedades gástricas. El factor social es también muy importante. No es lo mismo comer solo que acompañado. Las personas que viven con algún familiar gozan de una alimentación mucho más equilibrada. Tener buenas relaciones sociales también ayuda. Por ello, la desnutrición es mucho más común en la ciudad que en el campo.

Aunque la obesidad también es un problema de malnutrición en los mayores, los especialistas creen que es más preocupante la desnutrición que el sobrepeso en este tipo de pacientes. La alimentación adaptada puede ayudar a mantener en buen estado a los mayores con más déficits nutricionales. «La comida -señala Hortoneda- deja de ser siempre el mismo puré verde calentito. Hay preparados farmacéuticos con diferentes sabores, texturas, colores, algunos pueden tomarse fríos... Eso rompe la abulia alimentaria de muchos ancianos».

Aunque se es viejo oficialmente a partir de la edad de la jubilación -65 años-, el envejecimiento es un proceso dinámico que empieza a gestarse a partir de los 30, según los especialistas. Se trata de un declinar muy lento y progresivo que depende mucho de cada persona e incluso de cada órgano del cuerpo. Pero para los geriatras, no es tan importante la edad como la funcionalidad que conserva el paciente. La vejez es también una pérdida de los mecanismos de reserva. En cuanto hay funciones mermadas en una persona mayor, todo se resiente y el cuerpo no puede regenerarse tan fácilmente.

   
Fuente:ABC
   



Untitled Document

geriatrico
geriatrico
 
 
geriatrico
 
 
 
geriatrico
 
 

 

 


 

Oficinas de Portalgeriátrico - Teléfonos : 4720-8853 / 4720-1267 L a V de 11 a 18hs
PORTALGERIATRICO ® COPYRIGHT 2001 version 3.0 Aviso Legal