banner
HOME     BUSCAR RESIDENCIAS COMO ASOCIARME CONTACTENOS
banner
 



3
NOTAS
Adulto Mayor y la Sociedad
 






   
Prejuicios del anciano y la sociedad.
 
       
imprimir
imprimir
     
   

Prejuicios del anciano y la sociedad.


Uno de los aspectos más importantes al tratar el tema de la vejez, es el rubro social, es decir, todas las relaciones que guarda el anciano con los demás (amigos, familia, etc.) así como ellos guardan las relaciones con el mismo. Como ya se vió en el tema que trata de las teorías, en la vejez se deja ver una fuerte influencia por parte de aspectos sociales en la vida del anciano, lo cual refuerza el hecho de que la sociedad junto con la cultura limitan y obstaculizan en buena medida una vida óptima en el anciano.
Así tenemos que se comenzará a hablar sobre la situación de una persona al llegar a una determinada edad: "La persona que envejece sufre muchas transformaciones internas se deben en parte, en cambios en el concepto del yo. El individuo trae a la vejez una seria de experiencias que no pueden cambiarse y que deben integrarse a las circunstancias actuales. Erickson cree que este proceso genera sentimientos o de integridad o de desesperación." (DEMPSEY: 281), conforme a esto se puede decir, que efectivamente es una etapa de cambios violentos, tanto en la forma de vivir, como a las situaciones a las que se enfrentan, por lo tanto la crisis a la que se enfrentan los ancianos, es muy viable tomando en cuenta a lo que van viviendo.
Estas crisis se considera que son resultado de su autoimagen y su deterioro fisiológico a la vez que compete a un aspecto social como lo dice la siguiente cita: "Otros psicólogos ven los cambios evolutivos de la vejez centrados... en las restricciones que se imponen en el presente.
1. Pérdida del papel que desempeñaba. Puesto que el retiro es obligatorio... se les hace a un lado para dar paso a otros y tienen que renunciar a las satisfacciones que da el trabajo y muy a menudo también pierden seguridad económica.
2. Pérdida del funcionamiento intelectual... los viejos piensan y actúan más lentamente que las personas jóvenes pero esto puede deberse al hecho que tienen más cautela y, si ya no desempeñan un trabajo intelectual productivo...
3. Pérdida de afecto e interés por otros. Como vimos por diversas razones los viejos se vuelven ensimismados, se preocupan por sí mismos y cuidan cada vez más sus necesidades personales. Ya no tratan de cambiar su medio sino que adoptan una actitud pasiva hacia él." En base a lo anterior cabe señalar que en el primer punto sólo dice y afirma un hecho, debido a que nuestra sociedad tiene una tendencia pragmática, cuando deja de funcionar una persona se le jubila o se le margina, es así como el anciano se encuentra aislado y esto es producto de la sociedad misma ya que un anciano puede representar otra fuente de producción en un nivel diferente.
En el segundo, se logra hacer que se desmienta uno de los prejuicios, o por lo menos despatologiza, ya que se debe investigar realmente hasta que grado se deterioran las capacidades intelectuales y que tanto es parte de su propia autoconcepto y el tipo de vida que ha llevado el sujeto, sin embargo, esto resulta un problema de tipo fisiológico o de experiencia dependiendo de como se interprete, pero lo que si se toma en cuenta es que no por esto dejan de ser productivos y de valer como seres humanos.
Por último, respecto al tercer punto, habría que ver que tanto es responsabilidad de los ancianos y que tanto es responsabilidad de la sociedad, el hecho de que se presente este fenómeno de encerrarse en sí mismos, y de adoptar una actitud pasiva a su entorno, no es en todos los ancianos, pero si lo es en muchos, además esto se considera como un aislamiento y esto si puede ser riesgoso para la productividad y la salud del anciano.
El aislamiento que aquí se menciona es un elemento fundamental siendo que se le acusa al anciano de aislarse, de pasar una etapa de desapego, de pasar una muerte social, etc., así se puede agregar que "La muerte social se establece gradualmente. Esto puede resultar cuando nuestras facultades se nublan, la memoria falla y tal vez no se reconoce a los parientes cercanos, pero también puede resultar del aislamiento y del engaño.), este concepto es bastante interesante: "muerte social", porque es en realidad lo que pasa, la muerte social el producto de un conjunto de prejuicios y obstáculos que se establecen entre el viejo y la sociedad para comunicarse, para expresarse y para ocupar un lugar digno en la sociedad.
De igual forma cuando otro autor nos hablas del desapego como característica de los ancianos o de las personas de edad encontramos que “... el desapego de los ancianos puede ser enfrentado en dos sentidos. Puede significar o bien una adaptación de la participación social, tomando la forma de aligeramiento progresivo de la actividad profesional y de una cierta diversificación de los roles sociales o bien puede significar la jubilación pura y simple de la participación social." (JACQUES, op. cit. 147). las dos explicaciones que manifiesta el autor del desapego vinculan el desapego como algo natural que se da por parte tanto del anciano como de la sociedad, sin embargo, no puede generalizarse este dato, siendo que no todos los ancianos pasan por esto, se tendría que ver qué es lo que motiva a los ancianos desvincularse de la sociedad, ya que puede ser una consecuencia de que la sociedad misma tiene estereotipos y prejuicios que afectan a los ancianos.
Por último otro autor nos menciona que " ... el despego no es algo natural ni inevitable, y cuando ocurre es por la falta de oportunidades que la sociedad brinda a los viejos para que puedan seguir ejerciendo sus roles sociales con un grado de compromiso." (SALVAREZZA: 52). Con la opinión de este autor se logra poner en duda la de Jacques ya que si se comienzan a acabar los prejuicios y estereotipos acerca de la vejez no existiría el desapego, por lo tanto, depende de la misma sociedad el que esta característica se retire de nuestros ancianos y de nosotros mismos en un futuro.
De la misma forma que el aislamiento, tenemos otro elemento del cual ya se comentó, es importante en la crisis que se pasa en la vejez, este elemento es la autoimagen, la cual se ve afectada con el pasar de los años y ayudada por la propia cultura, así tenemos que "La imagen de la persona de edad avanzada en nuestra sociedad se caracteriza, incluso hoy en día por ciertas afirmaciones relativas a su aislamiento y soledad, dependencia y necesidad de ayuda. Eso aparte se admite como algo natural y lógico el deterioro de la capacidad mental"(LERH: 279), esta imagen es una muestra de cómo ven la vejez, no sólo los jóvenes, sino que también las mismas personas de edad, ya que al sentirse dependientes y desvalidos se auto compadecen y con ello no realizan ningún esfuerzo por salir adelante. Acentuando con ello aún más la crisis.
La imagen del anciano se ve afectada como se dijo por parte de jóvenes y viejos, sin embargo, "La imagen de los ancianos se acentúa negativamente entre grupos de jóvenes: es aquí donde se muestra una discrepancia más intensa del comportamiento real de los viejos" porque en realidad son los jóvenes o las generaciones de estos los que cargan los estereotipos y prejuicios por lo que es necesario hacer o generar una mayor conciencia de la situación real del anciano. Lograr este cambio de actitud tiene una gran importancia debido a que la imagen del anciano se internaliza desde edades muy tempranas y posteriormente cuando los jóvenes llegan a esta edad se comienzan a autopercibir tal y como percibían a los "viejos" cuando ellos eran jóvenes.
En relación con lo anterior tenemos también los prejuicios que se encuentran en la sociedad occidental, que de muchas formas afectan los estilos de vida de las personas de edad, es decir, que al influir estos prejuicios en la autopercepción, autoconcepto y autoimagen las personas de edad modifican todas sus formas de vida al llegar a una determinada edad, de la misma forma la sociedad los comienza a tratar en base a estos prejuicios, logrando con ello que los ancianos se comporten como unos inútiles aún cuando sean capaces de hacer muchas cosas, y de ser autosuficientes.
Así tenemos que "La vasta mayoría de la población de todas las culturas tiene un cúmulo de conductas negativas hacia las personas viejas, inconscientes, algunas veces, pero muchas conscientes y activas."(SALVAREZZA: op. cit. 23).
De esto surge la necesidad de mencionar un concepto que encierre este fenómeno, el cual es”... el viejísimo define el conjunto de prejuicios, estereotipos y discriminaciones que se aplican a los viejos simplemente en función de su edad. En sus consecuencias son comparables a los prejuicios que se sustentan contra las personas de distinto color, raza o religión, o contra las mujeres en función de su sexo.", es decir, que es un término que se aplica a la marginación que se realiza con las personas de edad, en cambio la "Gerontofobia se refiere a una más rara conducta de temor u odio irracional hacia los viejos, de manera que es menos abarcativa y debe ser incluida dentro del viejísimo y no utilizarla como sinónimo".
Lo anterior, es una temática muy interesante, porque la marginación de los jóvenes a los viejos se da en nuestra sociedad y algunas veces se ve como algo común de lo cual nadie se queja, excepto, los mismos viejos, esto se puede ver en la familia, en un hospital, en un asilo, etc., así tenemos que "Nuestros estereotipos colectivos respecto de las personas de edad avanzada se concretan en unas prácticas negativas que, de una manera u otra, no hay, verdaderamente un lugar para los ancianos"(JACQUES, op. cit. 149), sin embargo, surgen dudas como: ¿Por qué existe esa marginación de una generación a otra, si la misma generación que margina posteriormente va a ser marginada?, ¿Quienes van a ser los primeros en dar el cambio a nivel cultural para que el anciano tenga un lugar en la sociedad?. Tal vez con el tiempo se den estos cambios, siendo que a pesar de todo hoy existe más preocupación sobre esta edad y también hay más gente que investiga esta población que durante años estuvo abandonada.
Pero con todo esto no acaban los problemas, uno de los mayores problemas a los que se enfrentan las personas de edad es que estos prejuicios están en toda la sociedad y por ende, se encuentran entre los profesionales que los atienden, aunque lo peor de la situación es que entre los mismos psicólogos existen estos prejuicios que limitan la atención hacia las personas de esta edad, por lo que cabe mencionar que "Uno de los prejuicios más comúnmente extendidos, tanto entre legos como entre profesionales, es el de que los viejos son todos enfermos o discapacitados."(SALVAREZZA, op. cit. 30)
"El resultado de estos prejuicios es que se establece una fuerte sinonimia: viejo = enfermo, que entraña un enorme riesgo, pues pasa a comportarse como una profecía autopredictiva que termina por internalizarse aún en los destinatarios del prejuicio, es decir, en los propios viejos." Esto entre los profesionales agrava aún más la situación del anciano, ya que se entre la gente común el trato los desvaloriza, el trato de un profesional con un concepto como este, hace que no labore con calidad ni con real compromiso.
Para argumentar aún más esto se expondrán las actitudes negativas de los psiquiatras para tratar a las personas de edad:
"1. Los viejos estimulan a los terapeutas temores sobre su propia vejez.
2. Reactualizan en los terapeutas conflictos reprimidos en relación con sus propias figuras paternales.
3. Los terapeutas piensan que no tienen nada que ofrecer ...
4. Los terapeutas creen que no vale la pena hacer el esfuerzo de prestar atención a los psicodinamismos de los viejos porque están muy cerca de la muerte...
5. El paciente puede morir durante el tratamiento.
6. Los terapeutas se sienten disminuidos en su esfuerzo por sus propios colegas."
Respecto a lo anterior se puede agregar, que en el primer y segundo punto no debería de existir problemática si los terapeutas como obligación ética se sometieran a psicoterapia antes de darla, sobre todo aquellos que quieran dedicarse a la psicogeriatría. En el cuarto y quinto punto debe considerarse el hecho de que los terapeutas deben ayudar a vivir el aquí y el ahora con la mayor intensidad y de la mejor forma a las personas que atienden. Es por ello que cabe preguntarse ¿Dónde queda la ética del psicólogo en estos casos?.
Para terminar este apartado es necesario incluir que "... cada cultura produce su propio tipo de envejecimiento, pero ahora quiero agregar que dentro de cada una de ellas cada viejo es el producto de sus propias series complementarias. Creo que esta formulación tiene la enorme ventaja de proveernos las bases para adecuada prevención primaria tendiente a producir "mejores envejecimientos". Considerando esta postura, aquí puede verse con claridad la función del psicólogo dentro de esta área, es decir, desde la prevención cuando se trabaja con jóvenes y adultos, como en el fomentar un funcional y óptimo envejecimiento, por lo tanto el psicólogo cumpliría una función única dentro de la geriatría y en el cambio de actitudes hacia la vejez.
Sin embargo, otra propuesta la establece un autor que dice que “... la posición de los viejos dentro de la sociedad no puede ser mejorada con meras explicaciones, por bien intencionadas que éstas sean y por ciertos toques a la conciencia de responsabilidad de la gente, sino con el esclarecimiento de la posición que la generación joven ocupa dentro de la sociedad; con ello, podría conseguirse una cierta relajación con el conflicto de generaciones."(LERH, op. cit 291), como una propuesta más se toma en cuenta, pero habría que llevar a la práctica éstas y confrontarlo en la realidad, aunque esto se llevara varias generaciones, de otra forma sólo aquellos que hagan conciencia de la situación real de la vejez tendrá la oportunidad de vivir una mejor vejez, en la medida que la sociedad le permita.

PROBLEMATICA DEL ANCIANO

Debido a la poca información real, los mitos y falsas creencias que se tienen en torno a la vida en general de la Tercera Edad, este apartado tratará sobre la problemática a la que se enfrentan nuestros viejos cotidianamente.
"Se habla mucho en gerontología, de la soledad de las personas de edad; se llega considerar incluso, la soledad como uno de los principales problemas de la vejez... Como problemática específica, la soledad de los ancianos es un empobrecimiento de la calidad de sus relaciones sociales ocasionado por la reducción de la comunidad de experiencias vitales con los suyos" (JACQUES, op. cit. 167).
"En nuestro mundo la vejez es causa de conflictos, la pérdida de la actividad profesional y de la convivencia con los hijos que se casan y a veces se alejan, sitúa al anciano en el desamparo y les hace sentirse sin objetivo en la vida. Sin embargo, si una persona consigue interesarse en algo, por nuevas tareas o aficiones encontrará la vida enriquecida y llena de sentido otra vez." (LIDMAN: Psic. 8).
"El grado de los sentimientos de soledad es en función de la expectativas de las relaciones entre los padres y los hijos y de los otros contactos sociales, más que los contactos afectivos."
"Un estancamiento enfocado a la apertura de nuevos centros de interés podría contrarrestar eficazmente la soledad... el aburrimiento aparece como una consecuencia del ritmo en las operaciones del día, de la semana y del año. (LERH, op. cit 276).
Como podemos percatarnos una de las principales problemáticas a las que se enfrenta el anciano es la soledad, sin embargo, la reducción de las relaciones sociales se dan por un lado por la sociedad y por otro por el mismo anciano, porque muchas veces por cultura este se mantiene casi sin actividad, además la "pérdida" de los hijos y el retiro del trabajo, por la misma estructura social y económica proseguirá como hasta ahora, y no se podrá cambiar de manera inmediata, sin embargo, si la sociedad le permitiera al anciano un rol diferente al actual y si se combatieran los prejuicios existentes respecto a la edad, se lograría que aún con todo y cambios el anciano viviera más feliz y satisfecho con su edad, ya que como muchos autores lo manejan y en lo que se está de acuerdo, la teoría de la actividad según la cual se cree necesario que el individuo se mantenga ocupado, (y no precisamente en tareas superficiales) es un hecho que las personas que tienen menos cosas que realizar tiendan a deprimirse o sentirse solos, en cambio los que tienen una gama de ocupaciones y actividades se sienten mejor, además muchas actividades producen satisfactores de logro que resultan estimulantes, esto no sólo es exclusivo de determinada edad sino de la vida en general.
Erickson menciona que en esta edad la principal problemática " se plantea entre generatividad y estancamiento. La primera debemos entenderla... como la preocupación por afirmar y guiar a la generación siguiente... Este concepto incluye otros más estrechos de productividad y creatividad.
Pero cuando este enriquecimiento falla hay una regresión a una necesidad obsesiva de seudointimidad acompañada por un sentimiento de estancamiento, aburrimiento y empobrecimiento interpersonal."(SALVAREZZA, op. cit. 46). Quizás sea por esto que "la crisis de edad en la mujer sucede a menudo cuando los hijos ya son mayores y dejan el hogar. en ese momento puede ser de gran importancia para la mujer encontrar un nuevo campo de actividad fuera de la familia" (LIDMAN, op. cit. Psic. 8).
Lo anteriores otra perspectiva a través de la cual se analiza la situación del por qué el anciano se encuentra aislado y resulta muy viable, pero sólo toma en cuenta el aspecto interior del anciano, las motivaciones que tiene para llegar a ese aislamiento, sin embargo, no es una responsabilidad exclusiva del anciano, también lo es de la sociedad misma que los orilla a esto.
Como hemos visto "El anciano a menudo se siente sólo e inseguro. Es una importante misión de la generación joven dar a los ancianos un lugar en la sociedad." Aunque en nuestra sociedad las relaciones entre los ancianos y sus hijos sean complejas, infortunadamente para los primeros (que tienen reservas de experiencia y conocimiento) y para los segundos (que tienen mucho que aprender), en nuestra sociedad casi no se recurre a los ancianos para solicitar consejo, especialmente si son los padres, así sucede en nuestra cultura, los hijos poco recurren a sus padres a pesar de que estos últimos tengan mayor experiencia, en otras culturas, sobre todo en oriente, al anciano se le pide consejo y tiene un lugar importante en la sociedad, también esto pasa en algunas tribus y comunidades a las cuales se tiene poco acceso o que se consideran "menos civilizadas" como en África.
Es por esto que se debe luchar por una reeducación sobre la Tercera Edad aunque se esté consciente de que no es sencillo, creemos que es tiempo de empezar a trabajar en ello, para las generaciones que vienen, quizás no se pueda arreglar del todo el presente debido a todo lo que ya se tiene interiorizado, pero a través de todo esto se lograran los cambios para el futuro ¿O qué? Nosotros, generaciones jóvenes ¿tendremos que comenzar a resignarnos por lo que nos esperará y permitir que continúe esto?



¿Que es la vejez?


Comprender que es la vejez no es algo tan sencillo, siendo que existen diversas formas de verla, por lo tanto se considera importante revisar primero los tipos de edades que pueden existir en el ser humano, ya que a través de estas se podrá tener un primer acercamiento.
Se hace la aclaración de que si se revisan los tipos de edades que existen, es por el hecho de que la vejez generalmente se asocia con una edad mayor aunque esto sea solo relativo, siendo que entran más factores para determinar la vejez .
Se encontró que existen tres tipos de edades en el ser humano las cuales son:
Edad biológica: "Por edad de un individuo podemos entender la posición presente y expectativas respecto a su duración potencial en años de vida ... debe ser acompañada de elementos que midan la capacidad funcional de los sistemas vitales cuya situación limita o prolonga el ciclo vital." (ZAES: 11).
Es lógico entender que este tipo de edad es al que comúnmente le llamamos edad, con la única diferencia de que aquí no es cuantos llevas, sino cuantos te quedan, en términos de vida biológica.
Edad psicológica: "... la edad psicológica que aquí se define, se relaciona con la capacidad de adaptabilidad que un sujeto manifiesta ante los distintos eventos que la vida puede depararle.", por lo que es algo similar a lo que se llama "madurez" en el lenguaje cotidiano, y de hecho esta capacidad se logra a través de los años con la experiencia que se va acumulando, así mismo esta " ... se relaciona con la capacidad que el sujeto manifiesta para adaptarse a los distintos cambios estructurales, los históricos por ejemplo, que una sociedad puede plantear al sujeto." (ibidem), siendo que en la vida de una persona se suscitan muchos cambios a nivel social, partiendo del hecho de que de una generación a otra se viven situaciones drásticamente diferentes y más en el presente que, con el agigantado avance de la ciencia y la tecnología, los estilos de vida cambian frecuentemente.
Edad social: "Se refiere a los roles y hábitos sociales que el sujeto es capaz de asumir en relación con el término medio de su contexto con los que desempeñan otros miembros del grupo social y los que pudiera asumir de estos en un momento dado." (ibidem).
Esta última se puede entender con mayor claridad a través de la sociología, en donde lo fundamental consiste en el tipo de roles que ocupan las personas en una estructura social, por lo tanto esta edad es definida por el rol que un sujeto ocupa en la sociedad, dentro del cual se involucra dentro de las actividades del sujeto y su poder correspondiente.
Después de revisar los tipos de edades, entonces podremos afirmar que la vejez llegaría en diferentes años en el sujeto, según sea el tipo de edad al que se refiera, por lo que se llega a la conclusión de que la edad no es exactamente un indicador de vejez, aún así se considera necesario establecer lo que es la vejez ya que se han establecido varias definiciones sobre lo que es la vejez según las distintas disciplinas y enfoques teóricos, las cuales varían en su contenido permitiendo alcanzar un panorama más amplio sobre lo que es la vejez.
Así tenemos que "Las definiciones formuladas por la biología y las ciencias de la salud tienen por común denominador el progresivo deterioro del organismo ocasionado por el proceso de envejecimiento, tanto estructural como funcional." (JACQUES: 35), es fácil percatarse de que estas ciencias se basan en la edad biológica y en su afán de encontrar la objetividad pierden de vista el lado humano, por que a pesar de trabajar con personas limitan al anciano exclusivamente a sus funciones y estructuras orgánicas; por supuesto que estas se van deteriorando, pero no por esto se vuelven inválidos o dejan de ser personas.
Otra es "La definición genérica de la vejez según las ciencias sociales podría ser la siguiente: la vejez es la edad de la jubilación como consecuencia del declive biológico acarreado por el proceso de envejecimiento.".
Esta definición al igual que la primera se basa en el declive físico a pesar de que su enfoque debería ser más humano o social siendo que liga el declive biológico con la jubilación (Aunque esto no sea del todo cierto, siendo que hoy en día se jubila a la gente cada vez más joven).
Por otro lado este concepto de jubilación es un concepto que surge de la sociedad misma, de una estructura social de acuerdo a las funciones que realizan los sujetos, es decir, una sociedad de producción y consumo; ¡Claro! que al dejar de ser útil este sujeto para la sociedad o productivo se le margina o al menos eso deja ver implícitamente la definición.
También tenemos que "Desde el punto de vista cronológico una definición general de la vejez podría formularse así: la vejez es un estado de una persona de edad avanzada." Esta definición es la más simple pero al menos no expone a la vejez como un problema irresoluble, se enfoca únicamente al tiempo que vive un persona, por lo tanto se considera despatologizante.
De una combinación surge esta definición, " ... resultado de una síntesis entre conocimiento científico y el conocimiento experimental, la vejez puede definirse como una situación existencial en crisis, resultado de un conflicto íntimo experimentado por el individuo entre su aspiración natural al crecimiento y la decadencia biológica y social consecutiva al avance de los años."
Esta definición expresa con certeza que en la vejez se presenta una crisis, la cual es algo natural debido a una gama de cambios sociales y biológicos, ya que al igual que en la adolescencia, estos cambios producen un impacto muy fuerte que puede producir emociones de desesperación y angustia. Pero por otro lado, esta definición a pesar de tomar en cuenta ese aspecto, habla de la vejez equitativa a una decadencia, considerándola patologizadora y nuevamente deja sentir esa sensación de inservible, gastado e inútil.
Por último " ... puede sugerirse esta definición global que se desprende de la gerontología en su estado actual: la vejez es el estado de una persona que, por razón de su crecimiento en edad sufre una decadencia biológica de su organismo y un receso de su participación social." (ibidem: 39)
Algo que cabe mencionar de esta definición es el hecho de que menciona una receso social, que no es otra cosa que el aislamiento que vive el anciano, o más bien al que se ve obligado a vivir.
Para concluir el tema se hace mención de que este conjunto de definiciones solo describen un conjunto de características que se pueden ver en la vejez, una sola definición no es completa, ya que el anciano como cualquier sujeto no puede ser definido en su totalidad por un sólo enfoque o disciplina, ya que en el se involucran tres áreas principales: la psicológica, la biológica y la social.




Relaciones Familiares


La vida de la mayoría de los individuos de edad avanzada se enriquece por la presencia de personas que cuidan de ellos y a quienes estos se sienten cercanos.
"La familia es todavía la fuente primaria de apoyo emocional y en la edad avanzada tiene sus propias características especiales. Ante todo, es probable que sea multigeneracional, la mayoría de las familias de las personas de edad avanzada incluyen por lo menos tres generaciones, muchas alcanzan cuatro o hasta cinco. La presencia de tantas personas es enriquecedora pero también crea presiones especiales. Además, la familia en edad avanzada tiene una historia larga, que también presenta sus más y sus menos. La larga experiencia de afrontar tensiones puede dar confianza a estas persona en el manejo de cualquier situación que la vida ponga en su camino. Por otra parte, muchos ancianos aún están resolviendo asuntos inconclusos de la niñez o de la edad adulta temprana. Muchos eventos de la vida son especialmente típicos de las familias de edad avanzada (aunque no se limitan a ellas): volverse abuelo o bisabuelo, retirarse del trabajo y perder al cónyuge. Las relaciones personales especialmente con los miembros de la familia, continúan siendo importantes bien entrada la vejez". (PAPALIA, op. cit. 613).
En lo que se refiere a la vida conyugal en la Tercera Edad se ha encontrado que " las parejas casadas que todavía están juntas en sus 60 años tienen mayor probabilidad que las parejas de edad intermedia de considerar su matrimonio como satisfactorio. Los esposos de edad avanzada valoran el compañerismo y la expresión abierta de los sentimientos como también el respeto y los intereses comunes"(ibidem ).
Las relaciones entre hermanos son los lazos afectivos más largos que tienen las personas durante su vida; " ... más del 75% de edad cuentan con un hermano o hermana, estos desempeñan roles importantes en las redes de apoyo de los ancianos" (ibidem, 614).
De manera general las relaciones personales en la tercera edad se dan de la siguiente manera:
"*Las relaciones son muy importantes para los ancianos, como para las personas de todas las edades. La familia aún es la fuente primaria de apoyo emocional.
* Cuando la expectativa de vida crece lo mismo sucede con la longevidad potencial del matrimonio. Los matrimonios que subsisten hasta el final de la edad adulta tardía (en especial la primera parte de este periodo) tienden a ser relativamente satisfactorios, pero las dificultades surgen en los aspectos de personalidad, salud y cambio en los roles, que pueden requerir ajustes de ambas partes.
* El divorcio no es muy común entre las personas de edad.
* Volver a contraer nupcias al final de la edad adulta tiende a ser una experiencia positiva. Los viudos ancianos tienen más posibilidad de casarse que las mujeres en la misma condición, esto se debe a los mitos y prejuicios que se han visto en otros apartados anteriores.
* Las personas que viven sin casarse por largo tiempo parecen ser más independientes y menos solitarias que aquellas típicas de su edad.
* Muchas personas de edad permanecen sexualmente activas aunque el grado de tensión sexual por lo general son más bajas que en los adultos jóvenes.
* Con frecuencia las relaciones entre hermanos se vuelven más estrechas al final de la vida que a comienzos de la edad adulta. En particular las hermanas hacen el esfuerzo de mantener estos lazos.
* La amistad es importante para el disfrute inmediato, para la intimidad y para apoyar los problemas propios de la edad.
* Aunque, en general los padres ancianos y sus hijos adultos no viven juntos, se ven con frecuencia o mantienen contactos mutuos y se ofrecen ayuda.
* La presencia o ausencia de hijos no está asociada con compensaciones psicológicas o materiales importantes en la vejez.
* Los abuelos tienen lazos estrechos con los nietos y los ven con frecuencia, a menos que vivan demasiado lejos. Por lo regular, los abuelos actuales no interfieren con la manera de criar a los nietos pero desempeñan un rol más activo en tiempos de crisis. Los bisabuelos tienden a encontrar sus roles emocionalmente satisfactorios."
En conclusión las relaciones familiares tienen gran importancia en la tercera edad ya que se ha comprobado que la salud física y psicológica se incrementa en personas cuyos lazos afectivos familiares son fuertes, en comparación con personas que por algún motivo tienen que vivir solos o lo que es peor en instituciones para ancianos donde no se mantienen lazos afectivos o estos son escasos o nulos. Es por eso que se han incrementado los programas de desarrollo familiar (o al menos se ha intentado, donde el objetivo principal es que el anciano pueda convivir en convivencia con los miembros de su familia o que al menos estos lazos no se rompan por completo.

Teoría sobre la vejez


Las teorías sobre el envejecimiento que en este apartado se plantean tienen un enfoque sociológico y psicológico, siendo que existen otras teorías en función al aspecto teológico y fisiológico, que tratan del deterioro del organismo, por lo que no se tomaron en cuanta debido a que el enfoque de esta investigación es de tipo psicosociológico; sin embargo, no por ello las teorías de la biología y fisiología se consideran de poca importancia.
Así mismo, se consideró necesario exponer primero estas teorías que resultan contrarias la una de la otra:
"Dos teorías sobre un envejecimiento satisfactorio son la teoría de la desvinculación y la de la actividad.
1. La teoría de la desvinculación sostiene que un envejecimiento normal se caracteriza por un retiro mutuo entre la sociedad y el anciano.
2. La teoría de la actividad sostiene que cuanto más activos se mantengan los ancianos, más satisfactoriamente envejecerán." (PAPALIA: 583).
Esto resulta una primera aproximación, pero de hecho deja mucho que ver lo contrarias que estas pueden resultar, tal vez a través de la experiencia personal que se tiene en la convivencia con ancianos cada quién podrá aprobar a una u otra, pero deja de verse que existen algunos ancianos que viven conforme a la teoría de la actividad, siendo que de esa forma expresan mayor agrado, y encontramos a otras personas que se sienten mejor de acuerdo al estilo de vida que plantea la teoría de la desvinculación, sin embargo, plantear generalidades en este punto resulta ser muy ambicioso, debido a que no encontramos a todos los ancianos conformes o alegres en cualquiera de los dos rubros.
Para agrandar la panorámica ambas teorías se podrán explicar exactamente en lo que consisten cada una y todo lo que pueden involucrar.

Teoría de la desvinculación: "Esta teoría afirma que las personas van haciéndose cargo del declive de sus habilidades a medida que envejecen y en ese mismo grado se van desvinculando distanciando del mundanal ruido. La desvinculación empieza con una reducción de actividades que tienen que ver con la competitividad y con la productividad y tiene claro sentido adaptativo realista que por lo demás, es aceptado y practicado a su vez también por parte de la sociedad que va acomodando sus demandas, expectativas y encargos al progresivo deterioro que produce el envejecimiento." (BUENDIA: 59).
Es cierto que los ancianos no están en condiciones de competir ni de producir al ritmo que los jóvenes pero en ellos también puede haber un tipo diferente de competitividad y de producción. Además, esta desvinculación también se puede estar dando más por lo estereotipos y prejuicios que en el anciano y en la sociedad existen que por una desvinculación real.
En base a lo último esta teoría dice que “... los individuos mayores son proclives a ciertas formas de aislamiento social, a modelos sociales que implican reducción de contactos humanos ... el bienestar, la felicidad de los ancianos, no estaría en función de sentirse útil o ejercer una función. Si a la vejez se le dota de seguridad, ayuda eficiente, servicios lo determinante será el deseo de desvinculación del contexto social previo a su jubilación, pues de ello surgirá el bienestar sólido de tal desprendimiento social." (ZAES, op. cit. 20).
Pero, ¿por qué no todos los ancianos que aislados de la sociedad se encuentran felices, de la forma en que esta teoría lo plantea hace implícito el hecho de que el anciano si se le brindan los satisfactores a sus necesidades primarias se irá aislando del contexto social siendo que eso es lo que él desea y requiere, pero se insiste en que, ¿será que cada uno de los ancianos lo requiera, o son sólo algunos de ellos los que tienen esta tendencia?.
Es verdad que muchos ancianos encuentran aislados del contexto social, pero habría que corroborar y serciorarse de las motivaciones intrínsecas y extrínsecas que hay de por medio para la existencia de este fenómeno.
Así mismo esta teoría nos dice que “... una vez transpuesta una determinada edad, es normal que las personas vayan reduciendo los roles más activos, busquen otros de menor actividad reduzcan la intensidad y frecuencia de las interacciones sociales y se vayan centrando cada vez más en su propia vida interior." (BUENDIA, op. cit. 58).
Se está de acuerdo que con la vejez se busquen roles de menos actividad (aunque esto no es generalizable), sin embargo, esto no justifica el hecho de que se encuentren ancianos en el completo abandono y aislados del contacto social, siendo que en buena medida son rechazados por la sociedad misma.
De esta misma teoría se encontró una variante la cual es menos extrema con la cual se esta de acuerdo en base a su viabilidad: " ... investigaciones realizadas por Lehr ... dan pie a una modificación de la teoría de la desvinculación. Se trata de la . Se distinguiría esta por la satisfacción de vida unida a escasos contactos sociales. Esta forma de comportamiento aparece como forma de reacción ante determinadas situaciones de sobrecargar en especial en el periodo que rodea la jubilación. Coincide con periodos de reestructuración personal de reflexión y acomodación a nuevas situaciones." (ZAES, op. cit. 21).
Como se dijo esta postura es más razonable y menos extrema, siendo que se puede ver un contacto social tal vez más selectivo, pero, ¿Cuál será el número de contactos? pueden ser diez, veinte o cincuenta, realmente no habría un número definido ya que muchos o pocos son términos muy subjetivos. Por otro lado, si es posible que se dé una mayor introspección, pero como una habilidad que se adquiere con los años o con la experiencia.

¿Teoría de la actividad o teoría de los roles?
La teoría de la actividad al parecer se llama teoría de los roles, por el planteamiento que es muy similar, sin embargo, cuando se habla de teoría de la actividad se ocupan términos un tanto diferentes a los que se ocupan en la teoría de los roles, por lo tanto se manejarán ambas teorías por separado pero con la condición de entender que en la esencia es lo mismo, sin embargo, una primera aproximación sería que:
"La teoría de la actividad ... es en realidad un corolario de la actividad del rol: el auto concepto, la autoestima de las personas depende de las actividades (entiéndase roles) que son típicas de la edad madura; son las actividades propias de esa edad las que dan prestigio, poder, independencia ... la persona que deja de ejercer esas actividades verá desaparecer su prestigio, su poder, su imagen; de ahí que las personas han de intentar seguir activas desarrollándose actividades típicas de la edad madura." (BUENDIA, op. cit. 61). Así se puede ver que lo que para una son actividades, para la otra son roles, pero de igual manera son funciones que se desempeñan a una determinada edad y van a ser la base para lograr una vejez más satisfactoria.

Teoría de la actividad:
Así tenemos que, “... este modelo sociológico afirma que solo el individuo activo puede ser feliz y satisfecho. La persona ha de ser productiva, útil en el servicio material en el contexto donde se encuentre. De lo contrario, la desgracia, el descontento, la sensación de inutilidad se centrará en él." (ZAES, op. cit. 22).
En base a esto no se está de acuerdo en que la actividad sea sólo en un sentido material y útil, tal vez la actividad pueda ser recreativa y no exactamente como un finalidad del lucro, la actividad puede ocupar una función o una alternativa para que siga el individuo autorrealizándose, pero de hecho, si es importante que el sujeto de edad continúe con actividades aún a pesar de que difieran de las de los jóvenes, y no importando si son de recreación, lucrativas o por necesidad.
Algo interesante que explica la teoría de la actividad porque plantea la causa con respecto a la situación del anciano es: "Esta pérdida refleja no sólo en el plano social sino incluso en el área familiar. Como consecuencia del efecto de la modernización dado que en estos momentos el anciano no posee los roles tradicionales de socialización y transmisión de valores, papeles tales como la transmisión de información vía oral el anciano como pozo de sabiduría y experiencia, han dejado de valorarse y como tal su rol se muestra aparentemente superfluo."
Esto se considera un hecho con la modernización han cambiado los estilos de vida y por ende, las actividades que realizan las personas, por eso los roles han sido reestructurados por nuevas ideologías (como el movimiento feminista, los movimientos gay, etc.), estos cambios se han acentuado junto con las grandes ciudades, y así tenemos que el anciano ha ido perdiendo unos roles más activos y de poder en el marco de la estructura social.
Por lo que " ... en la teoría de la actividad se considera que el individuo debe ocupar su tiempo en nuevos roles propios de su nuevo estado a fin de caer en la inadaptación ni en la alienación." Con lo anterior se está de acuerdo que el anciano debe ocupar nuevos roles, pero habría que reflexionar que tipo de rol se va a tomar al llegar a la vejez, porque si se profundizan en la observación del estilo de vida del anciano y los nuevos roles que ocupan, estos difieren de un anciano a otro, algunos viven con sus familias dentro de estos algunos tienen autoridad, poder y otros son tratados sin ningún respeto, otros viven en asilos y algunos viven solos en una casa particular o rentada. Habría que pensar en cuáles son los roles del anciano en nuestra sociedad y cuál es el que debería ser.

Teoría de los roles:
En base a esta se puede decir que, " ... la teoría psicológica de los roles, en el entramado de la sociedad a lo largo de nuestra vida, desempeñamos un gran número de roles, que nos definen tanto socialmente hacia afuera como personalmente para nosotros mismos. Nuestro autoconcepto, nuestra autoestima dependen del tipo de roles que desempeñamos y del grado con que correspondemos a la expectativas ajenas a ellos; es decir, del modo en que cumplimos con ellos." (BUENDIA, op. cit. 60). En lo anterior se esta de acuerdo, pero si es la cultura misma quien impone los roles, entonces, son susceptibles de cambio y existe la esperanza de que la condición de muchos ancianos cambie en cuanto a su imagen y autoconcepto, porque si se lograra que desaparezcan los roles que los afectan, entonces se aseguraría una mejor vejez para todos.
Por último cabe agregar que "... el grado de adaptación de un individuo al proceso de envejecer depende de cómo vaya haciéndose cargo de los cambios correspondientes en los roles que las creencias sociales le van asignando según su edad, y de la forma y grado en que cumplen las expectativas de rol." Aunque esto se refiere a algo más que simple adaptación de un rol, significa madurez como individuo, y esto depende ya de cada individuo en cuanto a sus experiencias, capacidades y personalidad, pero es necesario establecer un nuevo rol en la sociedad para que todos los ancianos vivan con dignidad y satisfacción.

Teoría de la estratificación por edades:
De acuerdo a esta teoría, “... para el análisis de la población anciana se ha de utilizar un marco conceptual similar al que la sociología usa para analizar a la sociedad en general, y para ello debe tomarse como criterio de estratificación el de los roles que van asociados a las categorías de edad jóvenes, adultos, maduros, y viejos. en efecto dice la teoría, los roles sociales se asignan a los individuos en función del grupo de edad al que pertenecen."
Esta teoría es muy similar a la teoría de los roles, aunque abarca menos conceptos, sólo se limita a la explicación de función que ejerce el rol sobre una población, e indiscutiblemente para explicar el fenómeno de la vejez se requiere de entender el rol que ocupa el anciano en una sociedad, debido a que se puede ver con mayor claridad cómo la sociedad influye en el anciano y viceversa, por lo tanto las teorías pueden ir planteando a través de esto las problemáticas y las posibles soluciones que de esta relación surjan.

Teoría de la continuidad:
Esta teoría nos dice que " ... a medida que vamos envejeciendo, nos vamos haciendo cada vez más aquello que ya éramos, es decir, la persona de edad es, en definitiva, lo que fué haciéndose desde que nació."
Lo planteado en esta resulta fundamental para la explicación en otro aspecto de la situación de la vejez, es decir, que la vejez es el producto de un modo de vivir, pensar y actuar desde que se nace hasta el inicio de la etapa de la vejez, por ende, "a medida que envejecemos, pues, los rasgos y características centrales de la personalidad se van acentuando más y más y van ganado peso los valores previamente mantenidos." . Es decir, que los rasgos se profundizan aún más, todo comienza a ponerse más rígido en la persona porque es más estable y menos voluble en cuanto a su personalidad, considerándose esto como algo beneficioso, pero a la vez limitante para aceptar cambios, sobre todo de creencias e ideas; por otro lado en cuanto a los valores, posiblemente se logran desarrollar en su máximo límite y por ende la persona tiende a volverse más estricta y más exigente con las personas que se encuentran a su alrededor, ya que muchas de nuestras acciones y expectativas se basan en los valores propios.

Teoría de la subcultura:
Esta teoría de entrada resulta interesante porque explica la causa del aislamiento desde otra perspectiva en la población de ancianos, así " ... esta teoría sostiene que las personas de edad avanzada tienen tendencia a interactuar más entre sí que con grupos de edad diferente ... desde que necesitamos tener una autoestima positiva, una comparación con personas muy superiores nos daría una imagen negativa de nosotros mismos. Esa es la razón por la que buscamos establecer comparación con personas de nuestro entorno similares a nosotros mismos."
Es por ello que se considera que explica el fenómeno que se presenta en la vejez, el aislamiento, el desapego o como se deseé llamarlo, pero el hecho de que el anciano tenga que compararse con sus coetáneos para conservar una buena autoestima, sólo estaría confirmando que el anciano tiene una visión de vida en base al estilo de vida joven una percepción que no debería conservarse en la vejez, siendo que a esta edad se dan otro tipo de habilidades y capacidades.
Así mismo, la teoría de la subcultura, dice que "Los mayores formarían una subcultura aparte, una minoría social, lo que les ayuda a mantener su identidad y una autoestima positiva, pues ello les permite establecer comparaciones de sí mismos con otras personas que están en situación similar a la suya.." Con lo que suena muy integral y sobre todo saludable, el desapego con la sociedad o aislamiento, pero cabe pensar y reflexionar si esto es natural o realmente es por el rechazo que sufre el anciano por parte de esta sociedad utilitaria de producción y consumo, porque después de todo ¿Por qué muchos ancianos mueren en el total abandono y soledad? o ¿Ahora resulta que eso era lo que ellos querían?.

Teoría del intercambio social:
Por otro lado " ... esta teoría pretende explicar la desigualdad estructural que existe entre el grupo de viejos y los demás grupos, con prejuicio para el primero.
Cuanto más alto sea su estatus, tanto más poder tendrás en tus relaciones con los demás y ello depende de la cantidad de recursos valiosos que estén a tu disposición. Tan pronto desaparezca la esperanza de los demás de obtener beneficio neto en la interacción contigo, cesará tal interés y desaparecerá tu poder social." considerando esta teoría como cierta, sólo confirma el hecho de que nos encontramos inmersos en una sociedad de consumo y por ende la valía del ser humano si se establece en base a lo que se produce, sin embargo, descarta todo lo noble en el ser humano, ubicándolo en una posición egoísta y fría; después de todo, esto no va para todos, siendo que si fuera así no existiera el altruismo.
También dice esta teoría que " ... la disminución de la actividad social le viene impuesta al anciano por la sociedad, a través de sus instituciones, que le van retirando progresivamente los recursos necesarios para ser atractivas dichas relaciones sociales de interacción con él. Cuando el anciano no tiene nada que ofrecer, se le relega al ostracismo queda aislado, sin poder."
Es verdad, las mismas instituciones promueven este retiro del anciano en la sociedad y de esa forma es como la sociedad lo va relegando y aislando, pero es conveniente aclarar que este aislamiento, puede no ser exclusivo de las instituciones puede ser por ambas partes, es decir, por parte del anciano y por parte de la sociedad.

Teoría crítica de la economía política :
Lo que plantea esta es que "En realidad los problemas que han de afrontar los viejos son resultado de las prácticas sociales, y con frecuencia son efecto de las tácticas de los grupos por mantener su estado de privilegio y control sobre los recursos y el poder, es decir, son resultado del enfrentamiento entre grupos de intereses, en lo que los ancianos llevan las de perder en mayor proporción que el resto de la población en general."
Aquí lo único que se deja ver, es que el ser humano no ha dejado de regirse por la "ley de la selva", es decir, sólo el más fuerte será el que sobreviva y si es verdad lo que se afirma aquí, entonces, ¿Dónde quedó la parte civilizada del hombre?, por otro lado, un punto importante dentro de esta teoría es que marca la situación de la vejez como problema de marginación así tenemos que "ciertos postulados de la economía de mercado además de colocar a los que envejecen en posición de clara desventaja, contribuyen a mantener el estereotipo que sirve de base para la marginación de la vejez como grupo devaluado."
Aunque si son los postulados de la economía la causa de la marginación en la vejez son removibles siendo que estos son producto del hombre y el hombre mismo debe tener el poder de modificarlos o de quitarlos, siendo que después de todo nos concierne a todos, ya que todos estamos expuestos a llegar a la vejez.

Teoría del contexto social:
De acuerdo a esta teoría " ... serían tres los factores a destacar por su nivel de incidencia: la salud, los condicionamientos económicos y los apoyos sociales."
" ... Los elementos provenientes del contexto social que son susceptibles de influir negativamente al originar una degradación de la actividad, son desfavorables para la vejez y el proceso del envejecimiento." (ZAES, op. cit. 26).
A pesar de que no nos explica con detalle la situación del anciano, nos proporciona los elementos necesarios a partir del cual se puede estudiar e investigar a la vejez, porque estos elementos en general si se tornan desfavorables hacia un grupo, lo que menos importancia tendría sería la edad que tengan, sufrirían las consecuencias de una degradación de actividad y por supuesto una serie de crisis a las que puede quedar expuesto el sujeto
Para concluir este apartado se puede agregar que, a pesar de que algunas teorías tienen mucha similitud entre sí, existen varios elementos rescatables todos, conceptos como "marginación", "aislamiento", "desapego", "vejez satisfactoria", "el rol del anciano", etc., que contribuyen a comprender con mayor claridad la problemática del anciano y la situación en la que se encuentra inmerso.



La sexualidad en la vejez.

Se considera de gran importancia tocar el aspecto de la sexualidad en la vejez, por un lado, porque es uno de los aspectos más relevantes en la vida del ser humano que se presenta en todas las etapas de la vida variando sus expresiones de acuerdo a ellas; por otro lado porque gran parte de los mitos y prejuicios que giran entorno a la vejez se derivan de aspectos relacionados con la sexualidad y por último porque de este tema también se derivan varias de las enfermedades que afectan tanto a hombres como a mujeres.
Ahora, si bien la sexualidad comprende el aspecto propiamente social, no sólo se limita a él, la definiremos como el conjunto de capacidades y habilidades que cada persona posee para relacionarse.
Sin embargo, en nuestro contexto sociocultural se le ha asignado una función esencialmente reproductora. Es cierto que en la tercera edad la ocurrencia del climaterio determina ciertas modificaciones de la actividad sexual, lo que no implica de ninguna manera su terminación; ahora bien " ... en relación al climaterio, se ha dicho que entre los 45 y 50 años se manifiesta la menopausia a la mujer con una duración de dos años aproximadamente, este consiste en el cese de la producción y liberación de óvulos, dejando el útero de desprender su endometrio cada mes, y retomando el tamaño que tenía en la infancia, por lo que se suspende la menstruación, así mismo se presentan diversos síntomas como la perturbación del ritmo menstrual, bochornos, fatiga, mareos, palpitaciones cardiacas, dolor de cabeza cuello y glándulas mamarias así también insomnio y deseo excesivo de dormir. Se presentan cambios en el enjutamiento de los genitales y resequedad vaginal, lo que dificulta y hace dolorosa la relación sexual." "Pero el control de estos síntomas y cambios por medio de sustitutos hormonales, puede permitir a la mujer disfrutar con plenitud la actividad sexual a la cual tiene derecho." (COHEN: 154)
En el hombre " ... la andropausia se presenta después de los 50 años debido a la disminución de andrógenos, provocando ciertos cambios sexuales y físicos como la disminución del tamaño y firmeza de los testículos. Así mismo la próstata aumenta de tamaño y las contracciones durante el orgasmo son más débiles, sin embargo, la vida sexual del hombre de edad avanzada, si es cierto que se encuentra en una etapa distinta de funcionamiento, pero no determina que las posibilidades de satisfacción están agotadas por consiguiente una vida sexual que ha sido satisfactoria, es la mejor garantía de que la actividad sexual se prolongue en la vejez." (ibidem ).
Se ha comprobado que en las personas que sobrepasan los cien años, el amor ocupa un importante lugar y el interés en el sexo opuesto, lo consideran de gran importancia para conservar el vigor y la vitalidad.
Por otro lado estudios comprobados llegaron a la conclusión de que una regular y prolongada actividad sexual es importante para la longevidad, ya que algunos de estos longevos se han casado hasta siete veces, otros declaran que les interesa activamente el sexo hasta los 80 años en el caso de los hombres y hasta los 90 en el caso de las mujeres.
Ahora bien, la importancia de las relaciones sexuales en la senectud, no es su frecuencia, sino la oportunidad que ofrecen de renovar la intimidad establecida a través de los años, así como de fortalecer la identidad de cónyuge que sabe que aún puede ofrecer algo valioso para el otro, a través de una relación en la que se puede gozar de con plenitud y en forma reciproca, del amor y la comprensión sembrada durante la vida.
El sexo es el reflejo de nosotros mismos según Freud, así que hay que estimular el romanticismo, sublimarnos y elevarnos a nosotros mismos. Por consiguiente el sexo puede añadir diez años a nuestra vida, viviendo en un hermoso mundo de placer hasta los cien años o más.
Sin embargo, en una sociedad como la nuestra con cierto cultura hacia el anciano se tienen muchos mitos en torno a la sexualidad en la vejez; mitos que muchas veces ya han sido internalizados por el anciano.
"Uno de nuestros estereotipos más comunes ha sido el que los ancianos no tienen vida sexual y que no deben de tenerla y los que actúen en forma contraria son pervertidos. Sin embargo ... se ha visto que la sexualidad puede ser una fuerza importante durante toda la vida." (PAPALIA, op. cit. 577).
"El papel que desempeña la familia es básico, en numerosas ocasiones, la familia obstaculiza la vida íntima y sexual del anciano. Suele ocurrir que los hijos que han sido educados bajo la represión sexual repiten el mismo patrón con sus padres ancianos, problema que se agudiza si estos quedan viudos y quieren rehacer su vida sentimental." (BUENDIA, op. cit. 161), por otro lado "... las creencias religiosas muchas veces influyen en forma negativa en el momento de la actividad sexual ya que la iglesia define la conducta sexual en la vejez como inmoral." (ibidem ), debido a que se establece que las relaciones sexuales son según la iglesia no para goce ni placer, sino que las limita única y exclusivamente para la procreación.
En torno a los mitos y prejuicios sobre la sexualidad en la vejez muchos autores han escrito con el firme propósito de correr el velo que limita este aspecto tan relevante de la vida del anciano y darnos la oportunidad para concientizar y cambiar estos mitos que nos llevan a realizar consciente e inconscientemente actitudes ante la sexualidad en la tercera edad, Buendía, J. (1993) enuncia cinco mitos y creencias sobre la sexualidad, estos son:
1. Los viejos no tienen capacidad psicológica que les permita tener conductas sexuales.
2. A los no les interesa el sexo.
3. Los viejos que se interesan por el sexo son perversos ("el viejo rabo verde").
4. La actividad sexual es perjudicial para la salud, especialmente en la vejez.
5. Las desviaciones sexuales son más frecuentes en la vejez.
Estos mitos y creencias se adquieren durante la juventud y en torno a nuestra cultura, sin embargo, cuando estos jóvenes llegan a dicha edad, los mitos están tan internalizados, que terminan por convertirlos en realidad, por otro lado se puede ver que según estos mitos, tenga o no tenga el anciano la capacidad fisiológica de tener actividad sexual se considera o "malo" o "sucio".
Lo anterior se puede ver y relacionar con otros prejuicios que Zaes, N. y Vega (1989) mencionan:
* La pulsión sexual es una respuesta al atractivo físico;
* La pulsión sexual tiene su nivel más alto en gente joven.
* Se ama tan sólo cuando se és joven.
Todos estos mitos y prejuicios han pasado de generación en generación a través de la familia y otros han sido dados a través de la religiones, sin embargo, es necesario ir combatiendo a través de la información, la reflexión y la conciencia, ya que " ... no hay ninguna causa para que un sujeto, en un razonable estado de salud general, no pueda continuar experimentando deseos sexuales y ejercitando su función genital hasta estadios de edad muy avanzada, aquellos que han sabido gozar de la sexualidad, convirtiéndola en fuente de placer y goce compartido y de autoafirmación de su identidad deseante más allá de los tabúes, prejuicios e imposiciones socioculturales, son los que se mantienen activos durante más tiempo. Por el contrario los que han actuado con temor, repugnancia o rechazo y los que la han acatado sólo como imposición son los que antes invocarán las razones de la edad para retirarse." (SALVAREZZA, op. cit. 152)
Podemos ver por lo tanto que en materia de sexualidad " ... el problema de las personas de edad avanzada se halla más relacionado con lo psíquico que con lo orgánico." (COHEN, op. cit. 156)., por lo que es posible afirmar sin ninguna duda que en los viejos la sexualidad no sólo es posible sino que es necesaria. Posible porque, si bien la fisiología nos muestra diferencias con los sujetos más jóvenes, la satisfacción psicológica que proviene del ejercicio regular de la misma es el factor de mayor importancia en su mantenimiento, según el consenso generalizado de todos los investigadores." (SALVAREZZA, op. cit 165)
Así podemos ver que obviamente las relaciones sexuales de los ancianos no sean iguales a la de los jóvenes, sin embargo, no por eso dejarán de ser gratificantes y sobre todo saludables ¿No es acaso que se cree que el ser humano tiene como centro de energía para vivir y permanecer dinámico a la energía sexual, que desde el enfoque psicoanalítico sería la libido?.
"La sexualidad no tiene límite de edad para su exteriorización, desde el nacimiento hasta la muerte siempre estará con nosotros, podrán variar sus manifestaciones, pero sólo eso. Ya sea que se busque la descarga de tensión o el placer con el otro, o una afirmación narcisista de sí mismo todos estos fines al mismo tiempo, la dialéctica del deseo no se interrumpe nunca, produciendo no sólo los graves trastornos que vemos diariamente en los viejos privados del deseo de desear, sino también nuestros absurdas creencias prejuiciosas sobre ellos." (ibidem, 152)
La sexualidad en su expresión y ejercicio debe considerarse un derecho del ser humano, siempre y cuando no afecte a terceros, el fin de la expresión sexual es algo que concierne a los valores que tiene el individuo y estos dependen de cada persona, pero aún así se hace eficaz en el derecho de expresión y se insiste en que se debe partir de una educación óptima para lograr esto.

   
   



Untitled Document

geriatrico
geriatrico
 
geriatrico
 
 
 
geriatrico
 
 
 
 

 


 

Oficinas de Portalgeriátrico - Teléfonos : 4720-8853 / 4720-1267 L a V de 11 a 18hs
PORTALGERIATRICO ® COPYRIGHT 2001 version 3.0 Aviso Legal